GAA/KAB / GTRES

¡Qué fuerte! No podrás reconocer a Mario Casas en su última peli

¿Podrás aguantar verlo así?

HENAR LANGA | CUORE.ES -

Si hay algo que resulte agradable para un actor es no dejar de rodar y trabajar nunca, y Mario Casas (33) ya está de nuevo en acción (¡no para!). Su nueva película se está ejecutando bajo el paraguas del gigante audiovisual Netflix. Se trata de un 'thriller' psicológico titulado 'El practicante'. Él es el protagonista, pero tenemos que reconocer que nos ha costado reconocerlo en la primera fotografía que hemos podido ver del proyecto... ¡Está muy cambiado!

En la imagen que ha compartido la plataforma en las redes sociales para anunciar esta nueva colaboración, el actor parece abatido y no hemos podido evitar ponernos tristes, ¿estará bien? (Al menos no está comiendo bichos... Solo recordarlo se nos ponen los pelos de punta). Aparece sentado sobre una silla de ruedas, con los ojos cerrados y vestido con ropa de colores neutros. Echa un vistazo tú mismo a la publicación:

 

 

En el mismo tuit se puede leer la noticia: "Comienza el rodaje de la nueva película de Mario Casas para Netflix dirigida por Carles Torras ('Callback'), y por fin tenemos la primera imagen".

Todavía sabemos muy poquito sobre la historia de la película, y todavía queda mucho para que podamos verla, pero el director ha adelantado que: "Al ver el film, los espectadores descubrirán una faceta de Mario Casas inédita, en un registro en el que no están habituados a verle", además, asegura que la historia "generará sentimientos encontrados y un debate interno del que nadie saldrá ileso".

 

El personaje del gallego se llama 'Ángel' y trabaja como técnico en una ambulancia hasta que sufre un grave accidente que cambiará su vida para siempre. Nos cuesta imaginar la sonrisa del mediático actor apagada aunque sea durante unos minutos y por exigencias del guion, ¿serás capaz de aguantar el dramatismo de la peli? (Esperemos que luego nos compense con unas risas en 'El Hormiguero').

Todo sea por Mario Casas, estamos seguros de que bordará el papel. No es necesario enseñar músculos para demostrar lo que vale.