INSTAGRAM

En Los Ángeles también se saben lo de 'Albacete, ca** y vete'

¿Me lo explicas?

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

I won't walk through the branches (no me andará por las ramas, bilingüismo): con esto de la 'coronavida' tengo el Hinge que echa humo. "¿Lo qué?", os preguntaréis algunos. Pues una aplicación para ligar que aquí en Los Ángeles funciona 'divinamente'. Aunque bueno, qué sabré yo si me acaban de dejar... (a esto se le llama 'autobombo influencer', que es hacer referencia a algo de lo que ya os hablé y así meto el link y os lo leéis si no lo hicisteis en su momento). 

Pero volvamos al tema que nos ocupa hoy. Si Carlos Sobera tuviese que presentarme en 'First Dates' (todo llegará, estoy esperando a que lancen la versión VIP porque como 'influencer en prácticas' no merezco ir a la de la plebe) estoy segura de que lo haría de la siguiente manera: 36 años, soltera, periodista, estudiante, autónoma, amiga de sus amigos (que yo siempre me he preguntado que lo normal es ser amiga de tus amigos no lo vas a ser de tus enemigos, ¿o qué?), fan del 'andurreo manchego' y cero expectativas en lo que se refiere a amor. Una joyita, no me digáis que no. 

Porque una cosa os voy a decir, queridos y queridas, si la 'coronavida' nos ha enseñado algo a los solteros a nivel mundial es que queremos que el fin del mundo nos pille cenados. Y ojito que ya no pedimos cenar en DiverXO, que un bocadillo de pollo empanado nos vale igual. Porque sí, lo que cantaba Sabina de 'que el fin del mundo te pille bailando' es muy poético, pero con una pandemia de por medio pues como que te surgen otras prioridades, no nos engañemos.

Así pues, en medio de un ambiente más que hostil para encontrar el amor (mascarillas faciales, distancia social, bares cerrados.. esto último para mí es fundamental porque yo soy de las que se enamoran hincando codo en barra), ahí que me lancé de lleno al 'ligoteo online' con actitud renovada. Y por renovada me refiero a 'Carmen, no estás para tonterías, sin filtros, tírate a la piscina y coge el toro por los cuernos'. 

Total, que esta urgencia por cenar se ha traducido en un sinfín de 'matches' con muchachos ('boys', bilingüismo) con los que jamás hubiese hablado si no hubiese sido por la inminente sensación de que lo mismo 2020 son los títulos finales de una película de Hollywood

Y ahí que estaba yo, viendo Hinge pasar, cuando un muchacho de cuyo nombre no quiero acordarme (cuidadito al nivel intelectual de la redactora, o sea YO, que te cuelo 'El Quijote' como quien te mete el ticket en la bolsa de la compra) me escribió lo siguiente para iniciar una conversación. 

[Quede claro que el emoji del chico lo he puesto yo para preservar el anonimato de mi 'pretendiente' (también estoy disponible para ir a 'Mujeres y Hombres y Viceversa). Eso sí, el nombre de Brad es REAL. Y sí, no miento si os confieso que fantaseé por un momento con que fuese Brad Pitt usando un perfil falso]. 

Hinge

Efectivamente, maravillas de la globalización (léase con ironía, por favor), aquí mi 'primo' Brad había estudiado durante un semestre en Salamanca y, cómo no, se había hecho un 'road trip'.

Y mirad, que me llame Carmencita pase, pero cuando leí eso de que 'I've been through there' ('he pasado por allí') ya me olió mal. Y cuando digo mal, me refiero a que me olí la tostada de que la maldición (sí, hay una y bien gorda) que persigue a todo Albaceteño/a que se precie seguía vigente en Los Ángeles. Así pues, ahí comenzó mi primera película de terror en 'Hinge'.

Bueno, por no hablar de ese momento de venderte la moto (selling you the motorbike, bilingüismo) con eso de que el acento español hablando inglés le parece 'sexy y dulce'. A ver, amigo, que no soy un tanga hecho de algodón de azúcar, gracias. Además, ya me lo dirá cuando la fuerza desgarradora de mi 'Jelou' (con j bien marcada) haga vibrar la falla de San Andrés de tal manera que se inicie el terremoto que acabará con la ciudad de Los Ángeles.

Ah, y cómo podéis ver, no mentí tampoco en el artículo que les dediqué a los 'California Boys' cuando os dije que se movían más que las campanillas colocadas en la puerta de unos 20 duros (nací en el 84, acostumbraros a estas referencias culturales).

Aquí Brad, en un solo día, se había ido de senderismo con el perro, había jugado al tenis y por si no hubiese quemado ya suficientes calorías, se iba a dar un paseo en bicicleta.

Y esta era yo mientras leía todo eso:

El caso, que como el hambre aprieta en tiempos de pandemia decidí seguirle el rollo y le hice un par de preguntas sobre qué tal había sido su experiencia en España. 

Hinge

[Traducción: Me encanta España... Simplemente pasé por Albacete - creo que comí allí].

Estaba claro, un par de frases más y ME LO DICE. O sea, que me mudo a 'take for sack' (tomar por saco, bilingüismo) y me LO VAN A DECIR. Atiende que es que me cojo las maletas y me recorro 5.983 millas / 9.629 kilómetros / 5.199 millas náuticas y ME LO VAN A DECIR. No podía creérmelo. Así pues, tras una frase más por mi parte en la que cambiaba de tema, llegó el momento.

Hinge

[Traducción: Recuerdo una frase que me dijo un amigo sobre Albacete, pero es ofensiva y no quiero ofenderte. Por cierto, las cerezas de esa área (y de Plasencia) son maravillosas].

¡Boom! Y así, queridos, es como una se da cuenta de que por mucha distancia que pongas, Albacete siempre irá contigo, hasta ligando en Estados Unidos. Ah, y así es como Brad se quedó sin cenar (aunque bueno, que se coma un par de cerezas de esas que dice que le gustan). Y porque Hinge no deja mandar gif's que si no aquí a mi amigo Brad le hubiese llegado el siguiente: 

Porque digo yo que qué necesidad hay de sacar a relucir el mítico 'Albacete, caga y vete'. Y aprovecho este espacio que Cuore me brinda para recordar a la población mundial que los de Albacete nos sabemos el dicho.

Puedo prometer y prometo que no hay ni un solo Albaceteño/a que se vaya a sorprender cuando alguien le digan "Albacete, caga y vete". Que nos lo sabemos. Que cuando somos pequeños nuestros padres nos dicen "¿ves ese dicho? Pues vivirás con él toda tu vida y la gente de otras provincias se acercará a ti a decírtelo como si no lo hubieses escuchado nunca y tú les sonreirás como si no pasase nada". Bueno, esto último es mentira, pero de verdad,que ya sabemos que pasáis por allí para el cafetito, el piti y parada técnica en el WC de camino a la playa. 

Y oye, nosotros emocionados y agradecidos (como dice mi amigo Jorge Meliá y al que debéis seguir en su canal de Youtube) de que lo hagáis, pero #stopbullyingalbaceteñosporelmundo. Ah, y por si os preguntáis qué contesté yo... por una vez di la callada por respuesta y al tiempo me escribió lo siguiente.

Hinge

Básicamente me dijo que acababa de leer que España iba a reabrir sus fronteras a los turistas en julio y que eso era bueno. Y yo cuando lo leí pensé: "No para ti, querido, que ya he hablado con el alcalde de Albacete y el presidente del Gobierno para que te veten la entrada". Sin rencor.

Lo dicho #stopbullyingalbaceteñosporelmundo. 

Ah, y no os preocupéis que con el verdadero Brad ya tuve un 'affair de cuarentena. Y sí, esta es otra táctica para meter mi Instagram y conseguir pasar de 'influencer en prácticas' a 'influencer full time job'. Toda ayuda es poca.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ni confirmo ni desmiento que haya estado saltándome el confinamiento en Los Ángeles para ir a ver a un conocido famoso... pero dado que el jersey nos ha delatado, prefiero hacerlo público antes de que el escándalo estalle... Mi equipo de abogados y yo demandaremos a todo aquel que ponga en duda la veracidad de este romance ya que qué posibilidades hay de que otra mujer en el mundo tenga un jersey verde que se parezca remotamente al de Brad. Pido respeto para mi familia y para la de Brad en estos momentos en los que Angelina y yo estamos conociéndonos para llegar a ser las nuevas Gwyneth Paltrow y Dakota Johnson. Al contrario que Alexia Rivas y Marta López , dejo bien clara mi voluntad de cobrar (y mucho) por sentarme en Sálvame Deluxe. Atentamente, Carmen y Brad.

Una publicación compartida de Carmen Raya (@mariadelasmochilas) el