Kim Catrall pone a parir a sus compañeras de 'Sexo en Nueva York'

Oye, pues qué buen rollo.

CUORE.ES -

¿Creías que la amistad entre las protagonistas de 'Sexo en Nueva York' era verdadera? Pues ahora descubrimos que no.

Claro, a ver quién aguanta durante años a Carrie Bradshaw dándole vueltas y vueltas a sus cosas con Mr. Big. Es que menuda amiga egocéntrica.

Pues resulta que Kim Catrall (Samantha en la serie) acaba de largar por esa boquita y ha puesto a sus antiguas compañeras a caer de un burro. Ahora que no va a haber tercera parte en el cine, parece que se ha soltado a contar las verdades.

 

Lo ha hecho en con el periodista Piers Morgan para desmentir que ella haya demandado a la productora y sea su culpa la cancelación del proyecto... Y, de paso, ha dicho un poquito de todo, como que... "Siento que tenemos una relación tóxica".

¿Cómo?

 Pensábamos que quizá se fuesen todas juntas de brunch de vez en cuando, pero no: "Ellas tienen todas hijos y yo soy diez años mayor y desde que la serie terminó he pasado la mayor parte del tiempo fuera de Nueva York así que no las veo." Y añade: "Lo único que teníamos en común era la serie y la serie terminó."

De ahí que, según relata Kim, no tenga nada que ver con Sarah Jessica ni las demás. "Es muy frustrante, " explica, "que nadie coja el teléfono e intente contactar contigo y preguntarte qué tal estás. Esa hubiera sido una forma de hacerlo."

Kim explica que no quiere defraudar a los fans, pero las cosas son como son y anuncia tajante que nunca más será Samantha Jones: "Que yo haga de ella, eso te puedo asegurar que no pasará. Para mí se acabó, sin remordimientos. Simplemente me hubiese gustado que Sarah fuese más amable."

Así que parece que nada de buen rollo entre ellas: y aunque Kim asegura que hubo "cariño real" entre ellas, no parece dispuesta a arreglar las cosas. Su enfado viene, de hecho, porque asegura haber rechazado el proyecto de 'Sexo en Nueva York 3' desde el principio pero "alguien" (SJP, parece indicar) ha querido dejarla como una diva. Y no está dispuesta a pasar por ello.

 

Parece que es el momento de poner punto y final a nuestras ilusiones. Se acabaron la serie y las pelis.