GTRES

Kiko ha salido por la puerta grande de Guadalix

Ha sido el cuarto expulsado de 'GH VIP'

MONICA HERAS | CUORE.ES -

No es que nos haya pillado mucho por sorpresa. La gala de hoy estaba más que cantada y Kiko Jiménez ha sido el cuarto expulsado de la casa de Guadalix.  “No estoy de acuerdo con lo que eres ni me gusta lo que representas, pero ojalá todos los concursantes entrasen con esa capacidad para darse y gozar del concurso. Muchísimas felicidades”, le ha dicho Jorge Javier en un arranque de sinceridad. 

Las primeras declaraciones de Kiko Jiménez después de salir del calabozo. | INSTAGRAM

El maestro Joao se ha salvado  y ha aprovechado para enviarle un mensaje a su amante secreto, ese que empieza por A: "Quiero decir a esa persona que sepa que volveré a pasar las redondas, como él dice, que le debo una explicación, que no hay nada decidido y que muchas gracias porque he visto en su mirada algo que me ha dado la felicidad. No estar contento, la felicidad. A esa persona le digo que por favor guarde silencio, que yo daré una explicación". ¡Ay, madre! como se entere Pol Badía la hemos liado.

via GIPHY

Después ha venido lo mejor, Kiko se ha quedado a solas y ha llegado Sofía Suescun (23) a, supuestamente, cantarle las cuarenta. La chica lo ha intentado, se ha puesto seria, ha dicho que le había faltado al respeto, que lo había pasado muy mal y que lo que para ella había comenzado como un sueño, se había convertido en una pesadilla. Pero desde que hemos visto la carita que ha puesto nada más encontrarse con él, estaba claro que iba a caer redondita, ya sabes que la atracción entre ellos es evidente. 

Kiko se ha defendido, pero no creáis que ha suplicado, ni un poquito, se ha limitado a decir que lo suyo con Estela era pura amistad y que si su chica pensaba así de él, que no había nada que hacer. La de Pamplona ha empezado a ponerse nerviosa y al final, se ha derrumbado en los brazos de su amado.

Ya en el plató, con los ánimos más calmados ha admitido que se sentía fatal por haberle hecho daño a su novia y ha contado lo mucho que echaba de menos sus jueguitos sexuales en la ducha (uy, uy, uy). Parece que Kiko está dispuesto a reconquistarla, aunque parece que no va a hacer falta.