jessicaalvesuk / INSTAGRAM

El Ken humano (ahora Barbie) tiene la cinturita de avispa de una Kardashian

'Life in plastic NO es fantastic...'

Y sí, da un poquito de miedo. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Dice la canción que... 'Life in plastic, it's fantastic' pero, tenemos que decir que no siempre es así, y si no echa un ojo al nuevo gran cambio del conocido anteriormente como el Ken humano, que ahora es Barbie después de que anunciara su cambio de género y su transformación. Y no lo decimos porque ahora sea una mujer, sino porque quizá se ha pasado un pelín con los retoquitos, hasta tal punto de que... ¡Ahora tiene una cintura de avispa exageradísima

Perfectamente podría ser la prima de las Kardashian... ¿No crees, Kim? 

Fue en enero de 2020 cuando Rodrigo Alves, ahora Jessica, se operó más de 50 veces para conseguir ser lo que es hoy en día y se ve que le ha cogido el gusto al quirófano porque... Lejos queda esa imagen femenina que nos presentó en su día: "Me hice todas esas cirugías plásticas porque realmente quería ser mujer... Tengo disforia de identidad de género. Soy conocido como Ken, pero por dentro siempre me he sentido como Barbie", explicó en su día, anunciando que aún le quedaba mucho por cambiar en su cuerpo: "No tengo la menor duda de ser mujer. Todavía tengo más cirugías plásticas que hacer, me agrandarán los senos, la cirugía de voz, así que tengo una voz más femenina y en un año tendré mi cirugía de reasignación de género".

Pues parece que ha cumplido sus palabras pero... ¿Quizá demasiado? ¿No parece que esa cintura va a partirse en cualquier momento? 

Ella confiesa en sus fotos que "le encantaría que la gente le aceptara como ella lo hace", pero a ver, Jessica, quizá ya por tu salud, deberías echar el freno y cerrar el bote de la silicona, ¿no?  

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Trying to perfect that selfie #london #moda #lifestyle #jessicaalves #beauty #gucci image credits to @timmie_mallet & @backgriduk

Una publicación compartida de Jessica Alves (@jessicaalvesuk) el

"Ojalá hubiera empezado antes mi reasignación de sexo, en vez de gastar tiempo y dinero en intentar convertirme en el hombre que no quería”, confesó a algunos medios. “Soy mucho más feliz ahora y me siento más yo misma”

Pues nada, amigui, si tú estás feliz... ¡Punto en boca!