GTRES

Kanye West, el hombre a punto de fundar su religión

Por si pensabas que lo de llamarse así mismo Yeezus era broma.

ARACELI OCAÑA | CUORE.ES -

Estamos ante la vuelta de tuerca más loca del universo Kardashian: después de habernos vendido bodas, rupturas, embarazos y hasta reasignaciones de sexo, parece que la familia ha decidido sobrepasar lo terrenal y adentrarse en lo que parecía reservado a algunos elegidos... Y, bueno, quizá de eso se trate, porque Kanye West (42) siempre se ha considerado superior a los demás mortales y ahora todo parece indicar que está a punto de crear su propia religión. 

Desde luego, no hace falta conocer mucho al 'klan' (como se conoce popularmente a los integrantes de esta caótica y extensa familia) para saber que sus miembros, coordinados por la todopoderosa Kris Jenner (63), nunca dan un paso en falso, y hasta los episodios más turbulentos de su historia reciente suelen ser aprovechados para beneficio propio (que suele pasar, además, por episodios del 'reality', emitido en 'prime time').

Los que quizá se escapan un poco más al control de la 'momager' (matriarca y mánager de todos ellos), como las escandalosas salidas de tono del mismísmo Kanye (acompañadas de rumores sobre su estado de salud mental y consumo de medicamentos), acaban siendo tapadas con cosas aún más llamativas: su visita a Donald Trump para defender a los que son más pobres que él, dando dinero directamente a personas en peor situación e incluso utilizando las redes sociales para dar consejos antisuicidas.

Por eso, no resulta nada extraño saber que el cantante, diseñador e incluso director creativo porno, que ya en su día se bautizó a sí mismo como Yeezus (lo convirtió hasta en disco y, por supuesto, merchandising, en 2013) ahora haya decidido romper con todo eso y crear una iglesia a su medida. Ha sido el primer paso, pero por si todo lo anterior no resultase suficiente apoyo para esta teoría, déjanos que te contemos un poquito más.

Ahora que pocas cosas les quedan por vender a las Kardashian, el negocio tiene que reinventarse. Los millones no llegan así como así y, simplemente, había que coger algo que más o menos existiese y hacerlo suyo.

En los últimos tiempos ha ganado en relevancia la Iglesia Hillsong, esa a la que pertenecen Justin Bieber o Chris Pratt y que si es famosa por algo, aparte de su complicada postura ante el sector LGTBI+, es por concentrar puñados de famosos en sus multitudinarias misas... Hermanas Kardashian incluidas, hasta enero de 2019, donde todo eso se acabó.

Porque ahora Kanye quiere ser predicador, y por eso se ha montado sus propios servicios los domingos: un megamix entre experiencia religiosa, concierto y fiesta canapera con los famosos más variopintos (su familia, claro, ya le está dando el máximo apoyo, pero también ha tenido a Katy Perry y Orlando Bloom, los mismos que confirmaron lo suyo yendo a conocer al Papa, entre sus fieles).

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Sunday Service

Una publicación compartida de Kim Kardashian Snapchat 🍑 (@kimkardashiansnap) el

No le faltaba de nada a este Yeezus 2.0 para convertir sus misas en un éxito... Dinero, asistentes famosísimos y capacidad para organizarlas en todo tipo de lugares: un club megaexclusivo, su propia casa, las oficinas de Adidas en LA y ahora mismo, y dando un salto de gigante confirmando que esto va en serio y que el nuevo proyecto de Kanye es ser profeta en su tierra (o al menos en California, donde los ricos abundan), es haber sido elegido para llegar a los fieles de Coachella

Y seguro que te estarás preguntando si es posible que una persona cualquiera se monte sus propios encuentros siguiendo, si quiere, además, los mandatos de la Biblia: pues lo cierto es que sí y que en estos momentos las misas de la futurible Religión de Kanye (seguro que a Kris, dueña de su propia Iglesia, podrá pensar un nombre mejor) son una combinación pop de lo que tú podrías conocer como tal.

Cánticos a Dios (pero con toque rap) y un coro (pero que viste sudaderas de Yeezy), aunque aún está por ver si en realidad alguien reza en estos encuentros (ni a qué tipo de religión se parecen, si es que se parecen a alguna).

Sobre todo se cree que no se reza en sus misas, porque, entonces sí, Kanye tendría que ser cura o pastor (y de momento no lo es) y de hecho tendría que fundar esa religión de la que venimos hablando, así que la idea parece estar más cerca de lo que parece.

De momento, la ley dice que puede ir a Coachella o donde le salga de las zapatillas de diseño, ya que no se considera que una reunión donde se estudie la Biblia o se lleven a cabo debates espirituales deba considerarse automáticamente una iglesia.

Vamos, que el siguiente paso está prácticamente en los escritos, aunque lo dudoso es que Kanye West sea la mejor persona para liderar ese nuevo movimiento... Solo falta saber qué momento elegirán (él, Kris y todo el equipo que coordina los movimientos Kardashian) para dar este gran salto (espiritual y empresarial, claro).