INSTAGRAM

Menos inglés de 'negocios' y más inglés 'de verdad'

El que viene siendo el de la calle.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

En marzo se cumplirá un año desde que decidiese mudarme a Los Ángeles y puedo prometer y prometo que mi nivel de inglés se asemeja más al de Mario Vaquerizo que al de Javier Bardem. Cierto es que yo sí que sé diferenciar entre watch (reloj) y Swatch (la marca), pero me identifico totalmente con el cantante de 'Las Nancys Rubias' con su desesperación en cuanto a hablar este peculiar idioma cuya pronunciación me trae por la calle de la amargura

Y es que me río yo de los cursos de inglés en 1.000 palabras, del método Vaughan, del British Council (un saludito por aquí a todos ellos) y de cualquier otro método didáctico que se jacte de 'volverte bilingüe en menos que canta un gallo'. Yo siempre haciendo amigos, ya me conocéis. Porque una cosa es 'hablar' inglés cuando vas de viaje (y solo te interesa saber cómo se dice "ponme otra copa") y otra muy distinta es hacer frente al día a día. Porque yo me pregunto, "¿por qué se empeñan en enseñarnos un inglés que luego no es el real?"

Os pondré un ejemplo muy básico. La primera vez que alguien me preguntó "'How are you?'", yo le dije con la mejor de mis sonrisas, "'I'm fine'". Mi interlocutor frunció el ceño y me dijo: "Oh, just fine?". Claro, mi cerebro se congeló y pensé: "¿Y ahora qué digo yo?". Total ,que todos atentos porque resulta que en EE.UU se contesta con un "I'm good". Fantasía. Así que si le dices a alguien que todo 'fine', lo que le estás queriendo decir es que 'ni fu ni fa'

Y sí, esa fue mi cara cuando mi amigo Ignacio (un beso desde aquí, querido) me explicó que me olvidase de todo lo que había estudiado y me preparase para aprender el inglés 'de verdad'. Y dejadme deciros que el 'true English' es maravillosamente perturbador. Una vez, una profesora de inglés que tuve en España me dijo que si no entendía algo jamás dijese "What?" porque quedaba maleducado. Pues espérate y no corras (wait, don't run) que cuando alguien no entiende lo que le digo (me pasa a menudo) dos son las contestaciones con las que siempre me encuentro: "What was that?" y "Say it again". 

¿Me desespero con el inglés? Muchísimo. Pero claro, una ve a esa gente que aparece en 'Españoles por el mundo', que solo llevan tres meses viviendo en Arkansas y que dicen cosas como "os voy a llevar a este 'building', ay, perdón, es que ya se me está olvidando el español" y yo pues como que me pongo 'nerviosita'. Aunque en el fondo, ahora que llevo aquí casi un año, lo que pienso es más bien esto:

Ni se os ha olvidado el español ni sois más 'guays' por meter palabras en inglés cuando habláis. Las cosas como son. Además, me encanta cuando alguien te da consejos que son, objetivamente hablando, imposibles de cumplir. Mi primera profesora de inglés en Los Ángeles me dijo: "Carmen, tienes que empezar a pensar en inglés". Por poco y me meo (perdón) de la risa. A ver, querida Cathy, que me he pasado 35 años hablando, pensando y escribiendo en español así que no le pidamos peras al olmo ('pears to the elm'). Diré más, si nos ponemos así, podríamos decir que yo soy casi trilingüe porque mi cerebro tiene que hacer lo que yo llamo la triple traducción: albaceteño-español-inglés.

Por ejemplo, si alguien me preguntara en España que cuando tengo pensado ir a la peluquería, yo le contestaría sin pestañear con un "pues luego a luego" [manchego]. Que traducido al español sería "pues en algún momento" y que convertido al inglés termina siendo "sooner rather than later". [Mucho mejor "pues luego a luego", donde va a parar (where this is going to end)].

Así pues, solo os diré que hay que armarse de paciencia y sentido del humor cuando uno intenta aprender inglés (o cualquier otro idioma). Ah, y muy importante sonreír. A mí me duele la mandíbula de tanto hacerlo, pero ya que a veces ni entiendo, ni me entienden, pues por lo menos quedo de simpática. Ah, y en otro capítulo de 'aprendiendo inglés con Carmen Raya' os comentaré lo del acento. Yo, de momento, intento pensar como Sofía Vergara.