D.R.

Crees que no te gustan los festivales... Hasta que conoces el Songs for an Ewan Day

Un bosque, miles de luces, Zahara susurrándote.

ARACELI OCAÑA | CUORE.ES -

Como sabes, la distancia que separa realidad de un festival y la ficción que te habías montado en tu cabeza suele ser lo suficientemente llamativa como para que pienses que ese tipo de citas musicales no son para ti. Sin embargo, todo eso puede cambiar si conoces el Songs for an Ewan Day, que se celebra en la pequeña localidad de Salinas, en Asturias, y que parece sacado de uno de tus tableros de Pinterest (y mejor, porque a unos metros puedes hacerte con un cachopo y, sinceramente, no puede haber un festival que esté a la altura combinando cuquez y experiencia gastronómica).

Cuando para entrar al festival te encuentras con un caminito plagado de luces y velas, como si te llevasen a un lugar secreto y mágico (casi secreto, pues en sus dos días han pasado por allí más de 6.000 personas), sabes que la cosa te va a gustar.

Y de pronto, tras una cortina de luces colgadas entre dos árboles, te encuentras una explosión de 'bonitismo': 'food trucks' para que nunca te falte de comer, cervezas fresquitas para que no te falte de beber y música para que, por supuesto, te vayas con una experiencia completa e inolvidable a casa.

D.R.

Más si lo que te acompaña el primer día es la voz de Zahara, protagonista del concierto Mahou Cinco Estrellas del festival y experta en éxitos. Su concierto es acústico y el público, que lo vive desde distintos rincones (apoyados en un tipi, descansando sobre asientos de madera o paja, tumbados entre árboles y luces), se entrega a tope para acompañar sus temas. 'Con las ganas' es ya un himno que nunca pasará de moda.

Y es ahí, en ese momento mágico, cuando te das cuenta de que todo es tan bonito, todo es tan emocionante, que se te ha olvidado hacer los millones de fotos que pegaban en el festival que parece hecho para subirte de 'likes' el Instagram... Ironías de la vida, porque así, sí, te gustan los festivales.

D.R.