fanicarbaj / INSTAGRAM

Fani y Christofer, los novios 'telecinqueros' que al final se han dado el 'sí, quiero'

'Sálvame' se ha convertido en una capilla.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Fani Carbajo y Christofer Guzmán, la pareja que nos hizo engancharnos a 'La Isla de las Tentaciones' no para de darnos sorpresas. Primero era que se iban a casar a finales de agosto en una ceremonia a la que acudirían todos sus familiares y amigos. Cinco días antes de la fecha prevista, decidieron cancelar la boda debido al aumento de contagios por coronavirus en España. La noticia sentó como un jarro de agua fría, pero bueno, nos estábamos acostumbrando a la idea.

El caso es que justo cuando creíamos que ya no había más que contar van ellos a Telecinco y... ¡se casan en directo! Así, sin avisar. No nos ha dado tiempo ni a enfriar la botella de champán. Con lo que los queremos, ¡podrían haber avisado!

A ver, a ver. Te lo contamos porque a lo mejor no lo has visto. Ha sido la dirección del programa quien ha organizado el enlace. La intención era quitarles el disgusto y vaya si lo han hecho.

La ceremonia la ha oficializado Kiko Jiménez, quien ha asegurado delante de las cámaras que tiene muchísima experiencia. "Yo casaba todos los años a más de 200 parejas, he casado en total a casi 1000", presumía el tertuliano.

Y cómo ha sido, estarás pensando. Pues muy bien, oye. No todos los novios tienen el privilegio de esperar por su prometida en un altar televisivo y Christofer sí lo hizo. Puntual, nervioso y muy guapete. Así estaba el chileno cuando llegó la novia.

Telecinco

Que se besen, que se besen...

Fani, blanca y radiante, lucía vestidazo con escote palabra de honor y corte sirena que parecía hecho para ella. Diseñado por Manuel Zamorano, es vintage y pertenece a una colección privada. Le sentaba muy bien a Fani.

Ojo que esta no ha sido la boda oficial y definitiva. Pero sí ha sido muy emotiva. Christofer, el pobre, no ha podido contenerse en varias ocasiones. Y a ella también se la veía muy feliz. Enhorabuena, chicos ¡Hala, a comer perdices! Y a seguir buscando el 'baby'.