Emilia Clarke, a punto de morir en el rodaje de 'Juego de Tronos'

La Khaleesi no arde pero le pasan otras cosas. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Si nosotras nos ponemos tensas viendo 'Juego de Tronos', imagínate cómo tiene que ser para los protas de la serie. Ellos están metidos de lleno en la historia de los Siete Reinos y el rodaje no debe ser nada fácil y si no que se lo digan a Emilia Clarke, nuestra adorada Daenerys Targaryen, madre de dragones, rompedora de cadenas y tal y tal. La actriz lo ha pasado realmente mal, tanto que ha llegado a sufrir dos aneurismas, lo que provoca un derrame cerebral

No se puede decir que no es la gran superviviente de Poniente porque después de el mal rato que pasó y que ahora ha contado con todo detalle... Ha sido en una entrevista para The New Yorker donde ha revelado que la primera le dio en 2011, cuando tenía 24 años, durante el rodaje de la primera temporada (y eso que es la más 'light'). 

 

 

Y es que el estrés de su personaje y la fama no le sentaron nada bien. Cuenta que le impactó mucho salir desnuda en los primeros capítulos de la serie, y que las chicas siguieran su ejemplo y se pusieran pelucas rubio platino como ella le chocó bastante: "Me sentí, en todos los sentidos, expuesta. En el primer episodio aparecí desnuda y a partir de ahí siempre me hice la misma pregunta: ‘Haces de una mujer fuerte y, sin embargo, te quitas la ropa. ¿Por qué? ¿Cuántos hombres debo matar para demostrar mi valía?". 

¿Y qué hizo para aliviar un poco ese estrés? Recurrió a un entrenador personal en Londres pero... La cosa no fue como esperaba. ¡Qué sustazo!

"Sentí como si una banda elástica me apretara el cerebro. Intenté ignorar el dolor, pero no pude. Le dije a mi entrenador que tenía que tomar un descanso. Casi arrastrándome llegué al vestuario. Llegué al baño y me arrodillé, con náuseas. Mientras el dolor me taladraba la cabeza cada vez más. Sabía lo que estaba sucediendo: mi cerebro estaba tocado". 

Al igual que a Jorge Javier Vázquez, la llevaron pitando al hospital para operar de urgencia: "Finalmente me hicieron una resonancia magnética, una exploración del cerebro. El diagnóstico fue rápido y siniestro: una hemorragia subaracnoidea, un tipo de accidente cerebrovascular potencialmente mortal, causado por una hemorragia en el espacio que rodea el cerebro. Tuve un aneurisma, una ruptura arterial”, cuenta. 

Lo peor vino cuando, tras la operación, Emilia no recordaba ni su nombre (un nombre casi tan largo como el de su personaje en la ficción): Emilia Isobel Euphemia Rose Clarke. 

Emilia sobrevivió a este revés, pero no sería el último. La actriz vuelve a sufrir otro aneurisma años después, en 2013 al final de la tercera temporada de 'GoT', y una vez más, tuvo que ir de cabeza al quirófano y nunca mejor dicho: "Tuve una hemorragia masiva y los médicos me dijeron que mis probabilidades de sobrevivir eran escasas si no volvían a operar. Esta vez necesitaban acceder a mi cerebro de la manera tradicional, a través del cráneo. Y la operación tenía que realizarse de inmediato”. 

Por suerte la actriz consiguió salir de esta al igual que de las llamas, eso sí, se pasó un mes entero de reposo en el hospital. Tocaba coger fuerzas. 

 

Para los que la conocemos aunque sea de cara a ala serie sabemos que tiene un 'cuore' como un piano de grande y que todo esto que ha contado lo ha hecho con un fin: ayudar a personas en la misma situación que ella a través de 'SameYou', una asociación benéfica. 

 

Esperemos que el final de 'Juego de Tronos' le haya sentado bien porque desde luego nosotras ya estamos al borde del microinfartito...