www.illesbalears.com

Destinos 'eco' sin salir de España

Si lo tuyo son las excursiones al aire libre, aquí tienes cinco destinos muy verdes que te permitirán disfrutar de tu yo explorador.

Charo Carracedo -

Un bioparque en los Pirineos (Huesca)

Si quieres ver renos, osos, lobos o bisontes, el Bioparque Lacuniacha, en Piedrafita de Jaca, en pleno pirineo aragonés, no te decepcionará. Allí conviven diferentes animales que han ido rescatando y que cuidan hasta su total recuperación. Durante el recorrido, de cuatro kilómetros y medio por sendas de montaña, podrás cruzarte con ardillas y topos. No te salgas del sendero habilitado porque también hay especies salvajes. Lleva calzado adecuado para caminar por montaña. Si vas en invierno es imprescindible ropa de abrigo y bastón.

www.lacuniacha.es

La ruta del Urederra (Navarra)

Descubrirás una poza de un azul turquesa intenso que nada tienen que envidiar al color del mar Caribe. Está en Baquedano, un pueblo de 150 habitantes a 14 kilómetros del Estella donde nace el río Urederra, un afluente del Ega, que a su vez desemboca en el Ebro. El recorrido, contrario al curso del río, dura unas dos horas y media (6,2 km.) y tiene 90 metros de desnivel. Como el aforo máximo es de 500 personas al día, si vas en coche lo ideal es que reserves aparcamiento en el teléfono 685628949 o en la web. Tras el paseo, puedes visitar el Monasterio de Santa María de Irantzu, entre montañas, en un entorno semisalvaje. Consulta más información aquí.

Charo Carracedo

La catarata secreta de Salamanca

Se llama Pozo de los Humos y es una sorprendente cascada que forma parte del Parque Natural Arribes de Duero. El salto de agua mide más de 50 metros de altitud, (las cataratas del Niagara miden 52 metros) y en su base forma una misteriosa nube de vapor que según la leyenda esconde un abismo de más de 100 metros. Para llegar tienes que recorrer la llamada Senda de Unamuno, un camino de unos 800 metros, que lleva desde Masueco de la Ribera (Salamanca) hasta la cascada. La senda se llama así porque el lugar impresionó tanto a Unamuno que incluso escribió sobre él en la revista Ecos Literarios.

www.spain.info.com

En marcha por las lagunas de Ruidera (Ciudad Real)

Son 16 lagunas conectadas entre sí por cascadas que enlazan lagunas superiores con inferiores. Allí nace el Guadiana. Puedes ir en cualquier época del año, pero en primavera y sobre todo verano resultan ideales para deportes como piraguas, kayak, snorkel o inmersiones guiadas… También podrás encontrar hasta siete rutas diferentes, algunas de ellas a caballo. La de la Cueva de Montesinos es una de las más transitadas. Eso sí, para visitar la cueva hay que concertar una cita previa. Más información, aquí.

www.turismocastillalamancha.es

Descubriendo Sa Calobra  (Mallorca)

Es una estrecha salida al mar rodeada de acantilados de 200 metros de altura. Para llegar a la cala tienes que atravesar la Sierra de Tramuntana por una tramo de 14 kilómetros con más de ochocientas curvas, o recorrer en ferry un trayecto de una hora. Pero la meta vale la pena. La vista es espectacular. Hasta la arena hay que recorrer además un kilómetro de túnel escavado en la roca. Allí no hay chiringuito, ni tumbonas… Es un lugar único simplemente para disfrutar, sobre todo de la puesta de sol. Lleva toalla, bebida, bocadillo... Puedes aprovisionarte en el puerto de Escorca, donde atraca el ferry.

www.illesbalears.com