GTRES

No hay malabarismos que valgan: El Circo del Sol... En bancarrota

El coronavirus (y las deudas) han podido con este referente del mundo del espectáculo.

ALBA ARMIDA | CUORE.ES -

El Circo del Sol es sinónimo de éxito, de espectáculo, de magia y de fantasía (y muchas famosas y nosotras mismas somos fans). Pero la crisis originada por el coronavirus que les ha mantenido parados estos meses ha hecho que la empresa, con sede en Canadá, se haya declarado en bancarrota. Jo. 

Pero echemos la vista atrás: fue el pasado 11 de marzo cuando la compañía suspendió sus espectáculos por medio mundo y tuvo que despedir al 95 % de su plantilla. Y ahora, se ha declarado en quiebra.

Pero no toda la culpa es del coronavirus, ya que el Cirque, como se conoce en Canadá, tenía ya una deuda acumulada de más de 800 millones de euros. Sí, como lo lees. A pesar del éxito las cuentas no cuadraban como deberían...

Integrantes del Circo del Sol sobre el escenario en el espectáculo Kooza. | GTRES

Tras este anuncio, que se hizo el pasado día 29 de junio de 2020, despedirá a unas 3.840 personas (el 85 % de los trabajadores) que se encontraban en suspensión temporal de empleo por la pandemia, y establecerá dos fondos, por valor de casi 18 millones de euros, para compensar a su personal y a los contratistas. Pero esto no es un adiós definitivo, sino que se están buscando inversores que vuelvan a apostar por el Cirque e inyecten a las cuentas una liquidez suficiente para poder volver a arrancar de nuevo hasta situarse otra vez en lo más alto en cuanto a espectáculos circenses se refiere.

Desde el Circo del Sol también han informado que se ha alcanzado un principio de acuerdo con los dueños actuales para asegurar el relanzamiento de sus actividades y para mantener su sede social en Montreal. Antes de final del verano se tendrá que saber quién toma las riendas y cómo se vuelve poco a poco a la 'normalidad' pero según Daniel Lamarre, presidente y consejero delegado, serán necesarios al menos dos años para todo vuelva la estabilidad tras la quiebra.

Vamos, que esto no parece que vaya a ser un adiós definitivo sino un... ¡Nos vemos en unos meses bajo la carpa!