D.R.

Así se celebra el 'Día del silencio' en Bali

'Digital Nomad' by Osiris:

Bali se para 24h. 

OSIRIS MARTINEZ | CUORE.ES -

Cada año, el calendario balinés celebra su Nyepi, o 'día del silencio'. Mientras la mayoría de culturas del mundo dan la bienvenida a un nuevo año a golpe de celebraciones masivas y reuniones llenas de fiesta, ruido y actividad, Bali se para por un día por completo, cesando todas sus actividades y cerrando absolutamente todos los comercios, restaurantes, bancos (¡hasta el aeropuerto deja de funcionar!) por 24 horas, prohibiendo la salida a la calle de todos los ocupantes de la isla.

En un tiempo tan extraño como el que estamos viviendo, dicha celebración ya no nos parece tan exótica, pero vivirla sigue siendo una experiencia muy especial que os invito, ahora que podéis, a practicar.

Este año, celebré mi Nyepi en mi hotel favorito de Bali: el Four Seasons de Jimbaran Bay. Ya llevo 3 veces viniendo aquí, y os aseguro que la calidad, exquisitez y energía de este espectacular lugar no tienen igual. Tal y como dictamina la tradición, mi día de Nyepi estuvo lleno de meditación, comida saludable, silencio, relax, introspección… y tranquilidad. Decidí desconectar mis redes sociales por un día y dejarme impregnar de forma consciente, sin distracciones, de todo lo que me rodeaba. Dediqué mi día a escribir, meditar, observar el cielo, leer, bañarme, y pasear por este lugar paradisíaco con vistas a la bahía de Jimbaran.

Tener la suerte de poder disfrutar de este hermoso y tan exclusivo lugar en plena consciencia me llevó a darme cuenta de una cosa: debemos usar este tiempo tan extraño en el que nos privan de nuestro exterior para mirar hacia nuestro interior. Durante mi día de Nyepi, comí platos saludables, probé recetas exquisitas de la gastronomía balinesa en el restaurante Jala del hotel, descubriendo sabores nuevos maravillosos, me pedí un Room Service seleccionado dentro de la carta de Room Service más impresionante que haya visto en mi vida, observé las estrellas y disfruté del silencio sin interrupciones… y lo hice todo sin que una pantalla de móvil, una alerta de whatsapp o unas noticias enumerando cifras continuamente me molestaran.

Tuve la gran suerte de poder disfrutar del Four Seasons de Jimbaran plenamente, como nunca lo había hecho. Y creo que todos deberíamos tomar nota de lo que aprendí haciéndolo. En unos tiempos tan complejos e inciertos, es hora de disfrutar de la única cosa que nos queda: el presente.

D.R.