D.R.

Celebra el Día de la Madre haciendo estos bombones: bien de chocolate, amor y un pelín de ron

Con ingredientes que tienes en la despensa SEGURO. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

El Día de la Madre es ya y bien sabemos que te ha pillado el toro aunque te hemos echado un cable con el regalito especial (anda que no tienes opciones). Por eso, aún puedes preparar un detalle a mamá de esos de chuparse los dedos: aprovecha que tienes que celebrarlo en casa para ponerte el delantal y preparar estos bombones molones con mucho amor y un chorrito de ron

Te lo vamos a poner muy fácil, solo tienes que preparar los ingredientes y seguir la receta, ¡atiende! 

 

Ron Barceló ha reinventado el clásico regalo para las madres (bueno, y para cualquier ocasión): los bombones. Y lo ha hecho como te decíamos, con una receta sencilla, original y con mucho amor. Unos bombones con ganache de frambuesa pueden ser el regalo casero capaz de enamorar a cualquier madre en su día.

La receta se ha creado en colaboración con Guakame, el canal de recetas 'veggie' que lo peta en Instagram, e incluye ingredientes vegetales que puedes encontrar fácilmente en tu despensa (sin olvidar el chorrito de Ron Barceló, que fijo que algo te queda. No todo se acabó en Desalia). 

Esto es todo lo que necesitas: chocolate negro, chocolate blanco, frambuesas, avellanas, nata vegetal y ron. ¿Preparada? 

D.R.

Llegó el momento de empezar a crear nuestros deliciosos bombones de ganache de frambuesa y ron: 

1. Para hacer la ganache: echa la nata en una olla y calienta hasta que empiece a hervir. Trocea el chocolate negro en un bol, vierte la nata por encima y remueve bien hasta que el chocolate se disuelva por completo. 

2. Añade las frambuesas cortadas y el ron a la ganache y vuelve a remover.

3.Tapa la ganache con papel film y mételo en la nevera 2 horas. 

4. Una vez haya cogido cuerpo en la nevera, haz bolas con la ganache y ponlo en el congelador 1 hora. 

5. Derrite el choclate blanco al baño maría y añade las avellanas trituradas. 

6. Baña las bolas congeladas en el chocolate blanco y deja enfriar. 

Y por último... ¡Cómete a besos a tu madre!