Via Célere

'Truquis' de experto para transformar tu minipiso en un casoplón

Tu casita da para mucho, solo tienes que tirar de imaginación.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Lo sabemos, los alquileres están por la nubes y el piso en el que te has metido a medias con tu amigx/novix/lo que sea ya no da para más. Tienes cajas de zapatos guardadas en los armarios de la cocina y abrigos colgando de la puerta del baño. Necesitas espacio para almacenar, pero ya no hay de dónde sacarlo. Tranquila. La promotora inmobiliaria Vía Célere ha estado investigando por ti, y puede que sus consejos te sirvan. Toma nota.

Una cama que te vale para guardar ropa

Conviene elegirla con cajones o que sea de tipo baúl. Este tipo de camas son las más caras, pero te podemos asegurar que así vas a tener espacio para toda la ropa que no usas en invierno. ¿Ves? Un problema menos. Seguimos.

No hace falta que te cambies al campo

De hecho, ya que estamos hablando de cajones y baúles, quédate con esta idea: si vives en menos de 40 metros cuadrados todos tus muebles deberían contar con cajones. Y si pueden ser de doble uso, pues mucho mejor. ¿Un ejemplo? Sustituir la típica mesilla auxiliar del salón por una pequeña estantería (de las bajas) con compartimentos.

Adiós, armario

¿Te has fijado en tus paredes? Son perfectas para anclar uno, dos o tres percheros. Los hay de todos los estilos y colores que te puedas imaginar, así que otro problemilla superado. Sustituir el burro que usas para colgar ropa por un perchero.

Cuando no hay sitio para una mesa

La mesa que no cabe ni en la cocina ni en el salón también tiene truco. Es urgente cambiarla por un tablero volado, o lo que es lo mismo, una tabla anclada a la pared que se pueda abrir o cerrar según se necesite. Si la colocas debajo de la ventana vas a poder disfrutar de luz natural.

Qué hacer con los libros

Ya solo nos queda aprovechar el potencial del pasillo, si lo tienes. Para ello lo mejor es colocar una librería. De las estrechas que ocupan poco espacio, pero que tienen capacidad para un montón de libros. Si las colocas al lado del marco de una puerta puedes hasta aprovechar la pared que está justo por encima de esa puerta para colgar dos o tres baldas extra. El efecto es chic y tus amigos van a pensar que estás hecha un intelectual con tanto libro almacenado.

¿Has visto qué fácil? ¿Te hemos creado unas cuantas necesidades? Pues nada, ya sabes qué tienes que hacer: una visita a Ikea y a montar todo lo que necesitas.