@ghoficial / INSTAGRAM

Adara se salva de la expulsión y nos cuenta su dura infancia

La madrileña se enfrenta a 'La curva de la vida' entre lágrimas y sincerándose. 

MONICA HERAS | CUORE.ES -

Adara se ha convertido en la concursante más votada por el público, dejando a Mila Ximénez y a Dinio nominados para abandonar la casa de Guadalix. ¡No te pierdas la próxima gala! Estarás de acuerdo que tanto si sale el de 'la noche me confunde', como la tertuliana más cañera de la tele, 'GH VIP' perderá uno de los grandes... No nos imaginamos los días sin uno de ellos dos.

via GIPHY

Una vez salvada, la madrileña pasó de la alegría al llanto cuando se tuvo que enfrentar a la famosa 'curva de la vida' y la cosa prometía: “Tengo miedo por si hago daño a alguien con lo que pueda decir, pero lo tengo que contar porque ha sido mi vida”.

La chica no paraba de llorar y amiga, la verdad es que nosotros tampoco. Escucha, escucha: “Nací y al año o así, mis padres se separan y durante mi infancia, que me perdone, mi madre tuvo una pareja que se portó muy mal con mi hermano, conmigo y con ella… Si ahora me está viendo que sepa que mi infancia se vio marcada por él, yo le tenía autentico terror…”.

Pero su adolescencia no mejoró, la modelo contó que una persona de su familia sufrió fuertes depresiones lo que la llevó a vivir preocupada: "... He sufrido mucho por ver sufrir a esa persona, yo solo quería que fuera feliz… " Después vinieron sus viajes a China y a Indonesia y su historia como modelo, dos años de azafata de vuelos y apareció 'GH 17', una experiencia que le cambió la vida.

@ghoficial / INSTAGRAM

Sí, Pol no se fue de rositas, fue una relación que le hizo mucho daño y siempre se sintió engañada. Jorge Javier, que no pierde una, le preguntó por el momento en el que descubrió que Pol estaba con el Maestro Joao, a lo que Adara respondió: “Me confirmó todo lo que yo pensaba. Él nunca me lo confesó… Mucha rabia porque me sentí muy engañada y vacilada”.

Menos mal que ahora está feliz en Mallorca con Hugo y su bebé... ¡Ains! Con lo que nos gustan los finales felices.