@ghoficial / TWITTER

Adara Molinero levanta pasiones dentro de la casa

¿Un poco de envidia, tal vez?

MONICA HERAS | CUORE.ES -

Tras la expulsión del maestro Joao parecería que Adara Molinero se quedaría solita y triste, sin embargo nos ha demostrado que es capaz de sobreponerse a cualquier cosa y que aguanta lo que le echen. Tan pronto se calienta y protagoniza una discusión de lo más acalorada con Mila Ximénez, como que es capaz de pedir perdón, aceptar las disculpas si es lo que toca, y sentarse a charlar tomar un café. Vamos, que una 'gran hermana' en toda regla.

via GIPHY

Tras varias semanas de nominaciones, la exazafata se ha ido salvando y ni su historia de amor con Gianmarco, ni su amistad con Hugo Castejón, han conseguido enemistarla con la audiencia. Será por eso que dentro de la casa comienzan a verla como una de las favoritas y no han dudado en tenderle una mano invitándola a que se vaya a dormir a la otra habitación con las chicas, invitación que ha agradecido pero ha declinado. 

Pero la tensión comienza a pasarle factura y durante una discusión por las tareas de la casa entre Hugo y el resto de concursantes, ha estallado: "Hay que discutir, pero no todo el rato. Esto es demasiado ya", y se ha puesto a llorar. Tanto Mila como Alba Carrillo (33) han sido súper comprensivas y le han dicho que se fuera a descansar un rato, que ellas se encargaban de limpiar el baño.

Su único amigo, Hugo, ha querido seguir la pelea, pero le han pedido que parase por respeto a Adara con quien, por cierto, no está tan de buen rollo. Adara está hasta ese gran moño que tiene de que le reclame cada vez que habla con los demás y como a él no lo aguanta nadie más que ella, se ve que quiere acaparar toda su atención, algo con lo que Adara no puede.

Otra con la que también tiene una relación de amor odio es con Mila, ni la una ni la otra no pierden oportunidad para tirarse todo tipo de pullitas, aunque luego son capaces de recular. La presentadora reconoció en su blog y durante la última gala que es una gran concursante... aunque también dijo que le tenía mucha manía, ¿en qué quedamos?