svetikd / ISTOCK

Zara y sus lecciones de nueva normalidad: probador con reservas o pagar sin ir a caja

Ir de compras ya no es lo que era.

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Poco a poco nos vamos adaptando a esta nueva normalidad tan deseada, lo que supone cambios que jamás pensaríamos vivir. Los bares, tiendas y otros van abriendo su espacio al público y claro, tienen que adaptarse a las nuevas medidas higiénicas sanitarias con motivo de la crisis del coronavirus.

Una de las más pioneras es Zara que ya le han estado dando a la cabecita para que sus tiendas no se cierren nunca más y que hagan la experiencia del cliente más satisfactoria y segura que nunca. Así, una de las primeras ideas es fusionar en unos años la compra online con la de tienda a raíz de una serie de medidas y mejoras tecnológicas increíbles. 

Se permitirá a los clientes que estén al tanto en tiempo real del stock de las tiendas para que así puedan comprarlo de forma online para más tarde ir a recogerlo físicamente. Vamos, que se acabó lo de rebuscar en los montones... ¡Con lo que nos gusta a nosotras!

Pero seguro que te ha pasado que alguna vez has entrado a Zara con la intención de comprar una prenda que ya tenías fichada de antes y cuando estás allí no la ves. Pues eso de preguntar al dependiente o dependienta se acabó pues también existirá la opción de geolocalizar a través del móvil el modelito que querías dentro de la tienda. ¿Loco verdad?

La historia futurista esta que te estamos contando no acaba aquí, queda lo mejor: ¡podrás reservar un probador! Sí, sí, como si de una mesa en un restaurante se tratase. La reserva se hará a través de la aplicación de Zara y cuando el probador esté libre se enviará un mensaje que avisa de su disponibilidad. 

También se acabaron las colas infinitas en las cajas pues otra de las opciones es que tú misma pagues el artículo a través de tu smartphone en la tienda y te vayas con ella a casita. Así de fácil.

Parece que ir de compras ya no volverá a ser lo que era... ¿Y las rebajas? Nada, nos tendremos que acostumbrar a esta nueva normalidad y lo de quedar para ir de tiendas con las amigas se reducirá a hacer un predido a través del móvil.