Bang Showbiz

El vestido de novia de Eugenia de York realzaba un secreto: su cicatriz

CUORE.ES -

Con la llegada de la princesa Eugenia a la capilla del castillo de Windsor para contraer matrimonio con Jack Brooksbank se desvelaba por fin uno de los secretos mejor guardados de la boda: el vestido de la novia y quién había sido el diseñador elegido para vestir a la nieta de Isabel II en su gran día.

Al igual que su prima política Kate Middleton, la hija del príncipe Andrés y Sarah Ferguson eligió por una casa británica, aunque en su caso se trata de una firma relativamente nueva fundada en 2007: Peter Pilotto, conocida por utilizar diseños textiles innovadores con los que crear siluetas marcadamente femeninas.

El público que se congregaba alrededor del castillo para seguir de cerca la segunda boda real del año ha podido obtener un buen vistazo del diseño firmado por Peter Pilotto y Christopher De Vos cuando la princesa se paró al pie de la escalinata oeste de la capilla de San Jorge tras bajarse del coche. Mientras varias personas se apresuraban a colocarle el vestido, ella aprovechó para saludar a los curiosos que se encontraban a apenas unos metros de ella y que fueron los primeros en apreciar el pronunciado escote en la espalda que había decidido lucir para la ocasión y del que surgía la impresionante cola.

En el comunicado sobre el proceso de creación del atuendo de Eugenia que la casa real ya ha difundido a través de las redes sociales, se hace hincapié en que fue ella quien solicitó expresamente que el diseño incluyera esa característica para que mostrara la cicatriz que tiene en la espalda a consecuencia de la intervención a la que se sometió con apenas 12 años debido a sus problemas de escoliosis. La propia novia había insinuado ya en varias entrevistas anteriores que no trataría de ocultar las secuelas de su operación al considerar que su paso por el altar podía suponer una oportunidad única para redefinir el concepto de belleza.

Pool/Max Mumby / GETTY



Como suele ser costumbre en los enlaces de la monarquía, el vestido de Eugenia incluía varios guiños a diferentes lugares de Reino Unido en los bordados que decoraban la falda y las mangas y que incluían diseños de la rosa de York, cardos (en referencia a Escocia y al refugio veraniego favorito de la reina en Balmoral), tréboles (por los orígenes irlandeses de la familia materna de la novia) y hiedra, en honor al hogar de los recién casados. 

El resto de su atuendo lo completaban unos peep-toe de Charlotte Olympia y la impresionante diadema Greville Kokoshnik de esmeraldas, prestada para la ocasión por su abuela y que completó con unos pendientes a juego regalo de su ahora ya marido.