g-stockstudio / ISTOCK

Tirando de uniforme: ¿vestir prácticamente igual cada día está mal?

#PerlaEstilaria

ROSA IGLESIAS | CUORE.ES -

La verdadera cuesta de enero es esta. La del invierno que no acaba. La de febrero interponiéndose entre tú y yo y la primavera. Primavera que no llega y para lo que aún faltan unos cuantos telediarios. Ya estamos más que aburridas de la ropa que tenemos en el armario, del frío, de tener que llevar capas infinitas. Ni siquiera la ilusión de estrenar lo que acaba de aterrizar por rebajas nos mantiene a flote. El frío es mucho más poderoso que todo eso y se adueña de nuestras ganas de vestir, dejando que florezca la pereza y con ello, la caída en picado hacia las redes del uniforme

El uniforme no es más que la desidia hecha vestir. Las pocas ganas de mirarnos al espejo y probar cosas nuevas que son sustituidas por el “me siento seguro” en forma de vaquero pitillo + deportivas o botines + jersey de punto. Y así una y otra vez.

 

¿Vestir prácticamente igual cada día está mal? Depende de si tu actitud es o no consciente. Si eres tú quién decide porque ese look te gusta y te define, no hay nada malo en repetirlo. No es uniforme. Uniforme es cuando se hace por dejadez. Por falta de ganas de probar nada más. Por no querer enfrentarte a tu yo del espejo. A la uniformada se la identifica porque tiene el armario lleno de pantalones de otro tipo, de camisas, de zapatos que no se pone porque acaba siempre con eso, con el uniforme. Entonces, algo falla. Y si leyéndolo te has visto identificada, entonces piensa. Piensa si es que necesitas una sesión de esfuerzo para volver a sentirte tú misma. O si lo que necesitas es dejar de comprar sin pensar, cosas que no te vas a poner.

Tómate un minuto, y piensa.