tixti / ISTOCK

Modas de los 2000 que lo petaron (y que ahora has vuelto a llevar)

Sorprendentemente no son horteras. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

El pasado siempre vuelve y las modas, también. Y no digas que no porque sabes que te has puesto más de un trapito que ya llevaste en los 2000. ¡Qué buenos años! Nos ha parecido buena idea hacerle un homenaje con todo nuestro cuore a esos inolvidables años y qué mejor que hacerlo con un repasito por las modas y tendencias que marcaron la época. Estilos que llevamos por aquel entonces, que después nos parecieron la cosa más fea del mundo y que ahora nos vuelven a hacer ojitos (y confesamos que nos vuelven a gustar). 

Si pensabas que lo que te ponías por aquel entonces iba a dejar de llevarse, te equivocabas. Que Marie Kondo diga lo que quiera, que aquí los trapitos se guardan por si en uno, cinco o diez años vuelven a llevarse y si no que se lo digan al 'animal print', por ejemplo. Que bien que renegamos de él y míranos a todas ahora (incluso a Kim Kardashian), con bien de estampado. 

Bien es verdad que algunas modas mejor que no hubiesen vuelto porque tela marinera... Seguro que de más de una te acuerdas. Todas hemos vuelto a llevar cosas que dejaron de estar de moda y que nos parecían un horror absoluto... Sí, como los pantalones de campana, la prenda más top de nuestros looks en nuestros mejores (y chonis) años de instituto, bueno, depende la edad que tengas, claro. 

 

Aquí tienes 8 prendas y complementos de la moda de los 2000 que no tienen desperdicio. ¡Mira! 

Los pantalones de campana igual que se fueron, han vuelto y no hay tienda donde no los encuentres ahora. ¿Te animas a volver a ponértelos? Eso sí, intenta no parecer Verónica Echegui en 'Yo soy la Juani', por favor. 

Por otro lado, amigas, dejen sus tacones en casa. Las 'chunky' vuelven pisando fuerte y aunque de primeras nos parecían el horro, ahora queremos volver a llevarlas. Gracias Rosalía por volver a poner de moda hasta lo impensable. 

Y junto a estas tenemos diademas, pulseras atadas al dedo, horquillas gigantes... 

¡Qué recuerdos!