Miley Cyrus / INSTAGRAM

El 'arriesgado' vestido que marcó un antes y un después en la vida de Miley Cyrus

Pues no ha llovido desde que se lo puso... 

CUORE.ES -

Desde su salida de la factoría Disney, Miley Cyrus (27) (la nueva amiga de Pedro Sánchez) ha lucido un sinfín de looks inolvidables: desde el sujetador y las braguitas de látex color carne que se puso para actuar con Robin Thicket en los MTV VMA de 2013 al vestido completamente transparente que se enfundó cuando presentó esa misma ceremonia dos años más tarde.


Sin embargo, en su memoria, la prenda que marcó un antes y un después en su vida fue una mucho más normalita, la que eligió para el concierto que ofreció en el famoso club londinense G-A-Y en 2010. Se trataba de un diseño de Danielle Scutt para Topshop que consistía en un top y una minifalda que se unían con un par de anillas en la espalda y la parte delantera, dejando completamente al aire la cintura de la artista. El bajo también incluía grandes aberturas que mostraban las piernas de la joven.

En aquel momento, se trató de una elección muy arriesgada, según ha explicado ella misma en Twitter durante la sesión de preguntas y respuestas que ha organizado para celebrar el décimo aniversario del lanzamiento de su álbum 'Can't Be Tamed': "Me puse un vestido que sabía que enfadaría a todo el mundo, coincidiendo con la época en que estaba empezando a 'desplegar las alas' y sentirme libre. Pero... requirió de muchas agallas porque todo el mundo a mi alrededor me decía que iba a perder a mis fans y que acabaría con mi carrera", ha recordado.

La cantante comprendía perfectamente incluso la preocupación de su equipo, que tenía problemas con los ojos su empeño por desligarse del personaje de Hannah Montana y que temía que podría cometer un error que nadie le dejara olvidar. Por suerte, sus admiradores demostraron que esos temores eran infundados.

"Tengo mucha suerte de contar con unos fans muy leales (como vosotros), que me han permitido evolucionar y experimentar", ha afirmado.