crocs / INSTAGRAM

Pues no era una tarta: las Crocs de Justin Bieber han durado medio segundo

A ver cómo las combináis luego, cielas.

CUORE.ES -

No cabe duda de que las Crocs son tendencia. Cuando el mismísimo Kanye West incluyó una versión futurista (y carísima) entre sus populares Yeezy, quedó claro que este tipo de zuecos con suela ortopédica y famosos por su comodidad podían hacerse un hueco en el mundo de la moda y también en el armario de los famosos. Eso, por no hablar de pioneros como David Beckham, que nos hicieron replantearnos si nos encantaban o solo nos gustaban porque los llevaba él.

Hace nada fue otra estrella de la música, en este caso Bad Bunny, quien sacó al mercado una colaboración con la compañía responsable de popularizar este calzado y ahora Justin Bieber (26) ha seguido sus pasos poniendo a la venta un diseño propio que ha realizado también con la marca a través de su colección de ropa Drew House.

El famoso cantante utiliza habitualmente Crocs y ha creado unas en un llamativo tono amarillo que pueden personalizarse con distintos 'Jibbitz': los populares pines que pueden clavarse en la goma de los zuecos. En su caso, ha incluido el logo de Drew House, una flor, un donut, una porción de pizza, un osito, un arcoiris y otros iconos habituales de su merchandising.

Lo cual nos hace preguntarnos si, nuevamente, nos está lanzando un mensaje encriptado. Ya lo hizo con 'Yummy', alimentando las teorías de los fans sobre el 'pizzagate', y también con el adelanto de su nueva canción, que promete traer indirecta directísima.

El precio de estos zapatos era de 59,99 dólares, el mismo que el de los de Bad Bunny, que se agotaron en minutos porque si hay algo que tienen estos artistas es una masa de fans muy fuerte, y se vendían tanto en las tiendas físicas de Crocs en China y Corea del Sur como en plataformas online, incluida la tienda virtual de Justin. Pocos segundos tardaron en desaparecer, y eso que la web de la marca colapsó según las lanzaron.

Total, que aunque al principio se las comió, resulta que no eran una tarta...