el_hormiguero / TWITTER

Ojito, Beyoncé, que Pedroche va a por los cuartos, las Campanadas y a por ti

CUORE.ES -

Si esperabas que Cristina Pedroche (30) se mantuviese discreta y silenciosa sobre su vestido de las Campanadas... De eso nada, monada. La presentadora ha pasado por 'El Hormiguero' y ha sido, precisamente, para hablar de este tema, ya que ella será la encargada de cambiar de año junto a Alberto Chicote en Antena 3.

Como lo lees: el programa ha dedicado una larga y profunda entrevista a comentar el vestido de Cristina (aunque de momento solo ha dado pistas sobre él), tanto que casi ni se dejaban tiempo para hablar de su perfume: "Eh, ¡toma! ¡Mi perfume" le decía a Pablo Motos, que casi se queda saber a qué huele Pedroche, cuando terminaba esta parte del programa.

Aunque no sabemos ni color, ni largo, ni nada, ella ya ha dado un jugoso adelanto: "Es un vestido que se podría poner Beyoncé en cualquier gala de estas que va o en un concierto", señalaba cuando Pablo preguntaba si podría llevarlo un sábado cualquiera (sí, parece que el rollo de la entrevista en esta ocasión era jugar al 'Quién es quién'). "Para mí las campanadas es la última noche del año" era su explicación para dejar claro que tiene que darlo todo.

Más preguntas, porque el juego se alargaba un poco: "Yo cualquier cosa que me ponga la hago sexy. Ser sexy no es una transparencia o un escote. Yo me siento sexy en vaqueros... Yo cuando bajo a hacer yoga, ya me siento sexy. Es una cuestión de actitud."

Si pensabas que iba a ir en chándal, sobre todo después de decirnos que es "el año que menos tiene que ver con los anteriores pero es el más Pedroche", atención, todo puede ser (recordemos que en su Insta, sobre todo, la vemos trabajando o haciendo yoga, en mallas) pero ya ha dejado claro que tendrá transparencias y brillos. 

Imposible atar cabos, la verdad, así que quizá haya que consultarle a su marido, Dabiz Muñoz, que es uno de los cinco elegidos que ya ha podido ver el diseño: "Más que nada porque tiene que pensar que él el año que viene se lo tiene que poner." Como sabrás, cada año, el cocinero le hace un bonito homenaje a su chica poniéndose su anterior vestido... Aunque este año, cuando quiera ponerse el mono blanco del año pasado, tendrá problemas: "No sé cómo nos vamos a apañar porque David no entra en ese vestido, porque era un tul que no cedía. Y lógicamente, mi pierna, por muy delgado que esté él, no es la pierna de mi marido."

Pues estamos deseando ver el resultado... De una y otro, claro.