Joaquin Corbalan / ISTOCK

Novias compuestas... ¡Y sin boda! Así podéis apañar vuestros vestidos

Si el COVID-19 te ha dejado sin bodorrio, tranquila, te decimos cómo puedes transformar tu vestido de novia para la nueva fecha. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

El virus del COVID-19 ha puesto nuestras vidas patas arriba desgraciadamente. Han sido muchas las pérdidas y muchos los planes de vida que hemos tenido que cancelar. Seguro que cuando empezaste a organizar tu boda jamás imaginaste que una pandemia pudiera acabar con uno de los días más especiales, ¿verdad? Tranquila, sabemos que es una faena pero piensa que en cuanto puedas podrás darte el 'sí, quiero' con tu churri. ¡No hay problema! 

Bueno, a menos que... Tu vestido necesite pasar de nuevo por el taller de costura para hacerle unos retoquitos porque... Entre los excesos de la cuarentena, los nervios y el cambio de temporada, puede que tu modelito necesite renovarse, meterle de cintura o soltarle unos botoncillos. De cualquier forma, no desesperes, tiene solución. No te vas a quedar compuesta y sin vestido. 

Dicho esto, una de las mayores preocupaciones de las novias ahora mismo es, además del cambio de fecha, las invitaciones, restaurante y demás... El cómo apañar el vestido. Pues bien, desde Laura Escribano Atelier nos echan un cable compartiendo las soluciones y las claves para transformar un vestido de novia.

Importante: la fecha del enlace. 

Otoño de 2020: tu vestido no se modificaría mucho, ya que hablamos de diseños de entretiempo. Lo que más afecta es cambiar una fecha de verano a una de invierno, porque claro, tienes que meterle tela a ese vestido sí o sí. 

Invierno de 2021: en este caso, si cambia de primavera-verano a invierno 2021 habría que añadir algún tipo de prenda más o modificar algunos tejidos del vestido original.

Primavera de 2021: de primavera a primavera no hay ningún problema (y tiro porque me toca). 

Verano de 2021: de primavera a verano, quitaríamos alguna capa. Los vestidos pensados para primavera no tienen gran conflicto de adaptación a otras estaciones. Puedes respirar tranquila. 

Otoño de 2021: de verano a otoño, en este caso sí que tendríamos que buscar algún soporte, por ejemplo unas mangas, y revisar un poco los tejidos. Que empieza el fresquete. 

"Es más conflictivo mover la boda de verano a invierno que de invierno a verano en cuanto a diseño de vestido y look se refiere. Es importante tener en cuenta que todos estos puntos dependen también de dónde te cases. Por ejemplo, no es lo mismo casarse en Canarias que en Madrid. Las islas cuentan con un clima mucho más suave que la capital, es decir, no hay un cambio tan brusco de temperatura entre estaciones", nos cuenta la creadora y modista Laura Escribano.
 

Así que ya sabes, no se va a acabar el mundo porque tengas que aplazar tu boda como Chenoa y tampoco tendrás que ir en chándal. ¡Tu vestido tiene arreglo!