D.R.

Hemos vivido una semana con las uñas 'fancy' (larguísimas) de Rosalía y... ¡Este es el resultado!

¿Quieres saber cómo consiguen las famosas 'vivir' y hacer cosas con estas uñas?

Spoiler: casi me hago yo solita una PCR (perdón por el chistecito). 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Cada vez son más las famosas que vemos con esas uñas que a simple vista parece que te van a abrir en canal: larguísimas, muy afiladas, en algunos casos bien cargaditas de adornos 'pa que haiga lujo', de lo más fantasiosas y sobre todo... Incómodas. Porque eso es lo primero que piensas al ver a Rosalía (27), Lola Indigo (28), Sofía Suescun (24) entre otras, con esos diseños imposibles. Y te preguntas: ¿cómo harán vida normal estas personas? Pues amigui, eso mismo nos preguntábamos nosotras, por eso nos hemos liado la manta  a la cabeza y hemos querido sentir en nuestras propias carnes cómo es eso de vivir con uñas kilométricas.

Hemos llevado una semana las uñas 'fancy' y el resultado ha sido... Regulinchi. Eso sí, poder se puede y todo gracias a las chicas de Nailtex Studio, que hacen magia con el acrílico en uno de los salones de manicura favoritos de las famosas más atrevidas. Por allí pasa el faranduleo más grande y de allí salen las uñacas que vemos en las fotos y videoclips de Rosalía, Lola Indigo, Úrsula Corberó... 

Este es el diseño que aquí yo, redactora valiente de Cuore, he elegido y que no puede ser más bonito. Son preciosas pero cómodas... Sigue leyendo. 

D.R.

Aquí hemos venido a jugar y como me parecía poco la largura de cada uña, me dije: "ponle bien de brillantes y abalorios, que se me vea a kilómetros". Y así comenzó la aventura que ha durado ni más ni menos que una semana (confieso que se me ha hecho larga, aunque era mirarme las manos y pensar: lo compensa). 

El caso es que estas uñas están muy bien si eres famosa y te lo dan todo o casi todo hecho, porque lo que es para fregar los platos o hacer cosas normalísimas de tu día a día... Te va a costar un poco acostumbrarte. El primer día querrás arrancarte las manos, pero luego ya te vas apañando, no te preocupes.

He recreado para ti (porque no es lo mismo contarlo que vivirlo) distintas situaciones de cómo he vivido estos días con las uñas y desde ya te digo: cuidado al ir al baño, puede que acabes en urgencias con una raja de ocho kilómetros en el melocotón. No exageramos. Es una de las preguntas que más nos hacemos todo el mundo cuando las vemos: ¿cómo harán sus cosas estas personas? ¿Cómo tiran de la cisterna sin romperse un dedo? Pues para muestra, un gif. 

Real. 

Desde luego el momento 'limpiarse' es de los peores, pero con un poco de maña y práctica acabas acostumbrándote, lo mismito que para utilizar el móvil o el teclado. Al principio le darás a todas las teclas posibles y tardarás más en escribir que tus padres en WhatsApp, pero mira, dedito a edito y pasito a pasito... Se puede. 

No veas lo bien que me lo he pasado en la oficina 'intentando trabajar'. Con estas uñas la jornada laboral se hace de lo más amena (nótese la ironía). 

Por otro lado, debes saber que son aptas para cualquier tipo de mascota: como ves puedes acariciar perretes sin ningún miedo. Valentín está encantadísimo de la vida. 

Y por último y no por ello menos importante... Puedes lavarte las manos, que no se te van a caer. En los tiempos que corren la higiene es más importante que nunca y bajo esos kilos de acrílico se pueden acumular muchos gérmenes. ¡A lavarse las manos! 

Si tienes uñas kilométricas... Ficha estos trucos para limpiarlas. 

Estas son solo algunas cosas, pero debes saber que una vez que te acostumbras puedes hacer tu vida normal. Eso sí, confesamos que nosotras no aguantaríamos más de una semana y menos si llevas lentillas (casi te estoy escribiendo esto con un ojo en la mano).

Vestirte, atarte los cordones, hacerte el eyeliner, abrir una lata, ponerte los pendientes... Es todo un reto y tendrás que tener paciencia porque no lo harás a la primera. 

¿Te atreves a llevar las uñas kilométricas y contarnos tu experiencia?