miljko / ISTOCK

¡Activa el programa pre lavado! Aprende todo lo que le puedes hacer a tu pelo (antes de lavarlo)

Esto es todo lo (muy) bueno que puedes hacer por tu pelo antes de lavarlo (y que va mucho más allá del champú).

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Muchas veces nos pensamos que con lavarnos el pelo y llevar a cabo los pasos básicos (champú y mascarilla) sirve pero no, si quieres lucir pelazo, hay algunos truquis pre lavado que tienes que seguir y que, por supuesto, no te darán nada de pereza. Desde el cuero cabelludo hasta las puntas, hay muchos gestos capaces de hacer brillar tu melena antes de mojártela. ¡Atiende!

1. Un masaje para oxigenar el cuero cabelludo 

La salud capilar empieza por el cuero cabelludo. El cuero cabelludo está recubierto por una película hidrolipídica que lo protege de las agresiones y las bacterias, a la vez que garantiza su flexibilidad. Pero esta película natural puede verse dañada y dejar de desempeñar correctamente su papel por culpa del estrés, el cansancio, una carencia de vitaminas, una alimentación desequilibrada, la contaminación, el sol o los tintes y tratamientos agresivos.

Por eso es fundamental determinar la causa del desequilibrio, elegir el producto más indicado para devolverle el equilibrio y aplicarlo con los gestos adecuados. El masaje capilar, realizado durante al menos 1 minuto, además de producir una sensación de bienestar inmediata, relaja el cuero cabelludo y activa la microcirculación, lo que permite que la sangre transporte mejor los nutrientes necesarios para la vitalidad del cabello hasta los folículos pilosos. Resultado: el cabello queda tonificado y con más fuerza y brillo.

2. Multiplicar su brillo y reparar el cabello gracias a un aceite pre-lavado

Aplicado antes del champú, el aceite capilar permite preparar el cabello antes del lavado y facilita el desenredado. Utilizado sobre el pelo seco aumenta su capacidad reparadora y protectora, convirtiéndose en el mejor cuidado capilar. Eso sí, el modo de aplicación también es importante:

¿Cuánto? Un tercio de cucharadita para melenas cortas, media cucharadita para melenas medias y una cucharadita para melenas largas. Es mejor aplicar un cantidad pequeña de aceite que aplicar demasiado.

¿Cómo? Los aceites se aplican en función de la longitud del cabello, del estado de la melena y las puntas y, por último, del entorno en que se vive. Para aplicar un aceite se ha de verter en la palma de la mano y calentarlo antes de aplicar sobre la melena y las puntas. A continuación, cepillar con un cepillo de cerdas de jabalí para que penetre correctamente y evitar que permanezca en la superficie.

3. Potenciar el efecto de la mascarilla aplicándola antes (sí, antes) de lavar

La mascarilla se aplica únicamente en los largos (es decir, desde el lóbulo de la oreja hasta las puntas). En la forma de aplicación está la clave del éxito: se puede aplicar como siempre lo has hecho sobre el cabello muy bien escurrido con la toalla para retirar el máximo de agua, ¡o se puede hacer en seco, antes del champú!

De esta manera, evitaremos que el agua haga de "barrera" y dificulte la penetración del tratamiento y también es una fantástica alternativa para cabellos finos o sin volumen que siempre tienen miedo de que la mascarilla, aplicada después del champú, añada demasiado peso al cabello.

Una vez aplicada, se deja actuar 20 minutos y después se puede aprovechar para desenredar el pelo peinándolo con un peine de púas anchas. A continuación se lava el cabello de manera normal.