Edalin / ISTOCK

Truqui de belleza: la magia de las piedras y cómo influyen en nuestro cuerpo 

Todas sus propiedades y cómo conectar con ellas (aunque parezca un poco loco). 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Si eres de las que ve una piedra y le da una patada... Cambia el chip, porque lo mismo te estás estropeando tú solita el día. A ver, no es lo mismo un 'canto rodao' del campo que una gema o mineral, hay que saber diferenciar, pero bueno, a lo que vamos. Por si no lo sabías, las piedras esconden muchos secretos, entre ellos, el de las buenas vibras. Si eres de las que no creen en estas cosas te animamos a que por lo menos termines de leer el artículo y nos des alguna visitilla. En cambio, si eres de las que cree en la magia y en el poder de las piedras y la energía positiva, esto te va a gustar. 

En Cuore siempre hemos sido muy brujas, tanto que ahora nos hemos metido de llenos en el estudio de las piedras y sus propiedades. Podríamos echarle la culpa a Lola Indigo que con tanta maldición y 'akelarre' nos tiene embrujadas a más no poder. 

 

Por su culpa nos hemos metido de lleno en todo este mundillo de las energías y de cómo fluyen en nuestro cuerpo. Y es que aunque te parezca mentira pueden hacer mucho por ti. Es como nuestro pequeño truco de belleza. Tan solo tienes que conocer las propiedades de cada piedra, conectar con ellas y quedarte con las que te aporten cosas buenas. Para ello, te hemos hecho una miniselección con algunas de nuestras favoritas. ¡Recuerda cargarlas con la luna llena y limpiarlas si alguien que no eres tú las toca! 

Onix negro, Selenita, Cuarzo rosa, Pirita, Ágata... Todas ellas tienen múltiples propiedades para calmar y cuidar tu yo interior e incluso... ¡Tu exterior! 

Lo suyo es que las tengas siempre cerca y las lleves o en el bolso, el bolsillo del pantalón o simplemente la coloques cerca de tu cama.Y lo mejor es que si no quieres ir cargada, puedes hacerte con un cordón y apañarte un colgante bien mono, como este que tiene la periodista (y experta en piedras) Paloma García. 

 

¿Te atreves a sentir la magia de las piedras?