D.R.

¿Un nail art en uñas cortas? ¡Sí, se puede! Y lo hemos probado...

Que nadie te diga lo que puedes o no hacer, pero sabiendo los trucos, claro.

ARACELI OCAÑA | CUORE.ES -

Para las que llevamos uñas cortas, las últimas tendencias parece que no van con nosotras. Sin embargo, en CUORE tenemos un lema y es que nadie va volver a decirnos nunca jamás lo que podemos hacer y lo que no. Mucho menos si se trata de nuestra manicura. Por eso hemos ido a las mejores especialistas en 'nail art', Nailtex Studio, que, aunque hagan fantasías kilométricas, son unas artistas increíbles y hacen magia con sus minipinceles. Aceptaron el reto gustosamente y allí hemos ido a dejarnos hacer...

Y bueno, bueno bueno.

¡Han hecho un trabajazo!

Para empezar, primer pasito... ¡Imprescindible! Hay que preparar las uñas.

Parece un básico y siempre que alguien te hace la manicura pasa por ahí pero luego tú en casa te haces la orejas y si acaso limas un poco. No, no, hay que limpiar, limar, y sobre todo tienes que tirar de palito de naranjo u herramienta similar para retirar la parte inferior de piel hacia atrás y que tu uña pase de ser microscópica a una uña normal. No es magia, es que se hace así y que no lo hagamos no solo es regular para el tema de padrastros y demás sino que además limita el espacio de trabajo. Después hay que hidratar la uña y aplicar, para empezar, una base protectora...

Y entonces sí, adelante con la magia, llega nuestra amiga la pintura (en nuestro caso, semipermanente y con más sorpresas).

Porque no va a ser un 'nail art' sencillo, no hemos venido a las especialistas a esto, y es que ya por sí sola la base de color ya tiene miga, y podría ser una opción más que original para las menos atrevidas o las que pasan de los dibujos.

Se trata de un efecto degradado que va de uñas rosas en un extremo (en el meñique) hasta acabar en naranja perlado en el dedo gordo. Para conseguirlo, el truco es elegir dos colores que casen bien, y en el dedo corazón obrar la magia: pintar cada mitad de uña del color que corresponda y con un minipincel de precisión mezclar ambas pinturas hasta que queden totalmente integradas. ¡El efecto, si te fijas en la imagen principal, es precioso!

Una vez terminada esa base, llega el arte más mini, y ahí sí que va a ser cuestión de sacar tus dotes como dibujante. si no es lo tuyo, mejor acudir a profesionales.

Necesitarás de nuevo la ayuda de un minipincel para dibujar pequeños 'tags' como los de nuestra propuesta.

En este caso, y al tratarse de una semipermanente, que es lo mejor si quieres que te dure semanas, tendrás que ir pintando por etapas. Primero los dibujos de la base (la forma de la mariposa, la semicircunferencia del ojo, el círculo del 'smily', los puntitos de las cerezas y el rayo primigenio). De ahí, a la lámpara.

Y después, ir pasando por pincel y lámpara a medida que vayas añadiendo detalles: el centro del ojo, las pestañas, los detalles de la mariposa (que, si te fijas, tiene colores rosas, azules, verdes, rojos y morados, además de marquitas negras y blancas). 

El paso final, por supuesto, pasa por añadir capa de brillo antes de terminar y, de nuevo, si lo requiere porque estás trabajando con semipermanente, mete las manos bajo la lámpara.

Llegados a este punto parece que está todo hecho pero CASI: una gotita de aceite en cada uña y una crema hidratante en las manos y ahora sí que sí, ¡perfecta!

Y aquí, algunas ideas...