SergeyNivens / ISTOCK

La manicura 2.0 se hace con radiofrecuencia

Y da un gustirrinín...

CUORE -

¿Pensabas que con el esmalte semipermanente habíamos llegado a lo más alto en materia de manicura? Recuerda que con las uñas de pelo ya llegamos a lo más bajo, así que por ese lado sí que estábamos cubiertas... Sin embargo, hay un salón donde apuestan por aplicar los avances tecnológicos para mejorar todavía más su oferta: en The Nail Corner by OPI (Madrid) puedes probar un servicio de manicura con radiofrecuencia que va a cambiar tu visión sobre este tratamiento.

Todo empieza como una manicura normal, con el servicio completo que ofrecen en este salón, cuidando la uña y la mano antes y después de aplicar uno de sus colores (que no son infinitos, pero casi, aunque nuestro favorito ya para siempre será el de la colección especial de Grease con el que además te puedes hacer un 'nail art' originalísimo y muy de Pink Lady).

Y después... Comienza la fantasía.

Esta manicura con radiofrecuencia, según nos explican, busca hidratar y activar la circulación, consiguiendo un efecto inmediato: tonifica, da un aspecto uniforme y además acelera la producción de colágeno y elastina. Además, es perfecta para personas con artrosis y artritis porque es un tratamiento regenerador y antiinflamatorio.

Pero, por si te lo estás preguntando, te contamos, de una forma práctica en qué consiste, para que sepas que se trata de algo seguro y nada raro: la manicurista se encarga de activar todas las zonas de la mano y hasta el brazo, tratando primero directamente con una máquina de radiofrecuencia personalizada y después, a través de la misma máquina, pero con unos manguitos que convierten sus manos en transmisoras de energía, llegando así a las zonas más difíciles y los tejidos más profundos.

Todo esto, finalmente, aporta una mejora especial a uñas, manos y brazos. Un tratamiento que se puede hacer durante todo el año pero que, por el calorcito que adquieres (el de piel activándose), nos parece perfecta para el invierno. Y el resultado, especialmente cuando hace frío, se nota y mucho.