kourtneykardashian / INSTAGRAM

Bien 'sudaíta'... Kourtney Kardashian lo hace cinco veces a la semana

Caliente, caliente.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Desde que ha lanzado su Poosh.com , Kourtney Kardashian (40) no para de darnos consejitos y más consejitos para conseguir un buen cutis y vivir de la forma más sana posible. Infusiones que te dejan muy relajada, trucos de maquillaje, cómo superar un día de resaca o las cinco claves para no volver a involucrarse con el chico equivocado... La mayor de las hermanas ha decidido compartir su sabiduría, y es muy probable que su mami esté pensando en la forma rentabilizar todo lo que va contando su hija. ¿Estará preparando una nueva Encarta especializada en las Kardashian? Mejor, un coleccionable de Planeta DeAgostini, y con el primer suplemento, una miniatura de alguna de las hermanas. A ver, ahora en serio, lo que te íbamos a contar es que esta vez Kourtney se ha superado. Nos ha mostrado su lado más... ¿Físico?

Kourtney Kardashian tiene una sauna en su casa (no nos esperábamos menos) y ahora dice que la usa muy a menudo. Para demostrarlo, ha subido a sus stories de Instagram unas cuantas instantáneas de la sauna y de ella misma sudada. A ver, sudada es un decir. Aparece más transpirada que un sándwich de queso dentro de una bolsa de plástico al sol. ¡Ni que estuviera de paseo por las calles de Sevilla en pleno mes de agosto!

kourtneykardash / INSTAGRAM

Lo que sufre una Kardashian no lo sabe nadie.


Y lo más impresionante es que Kourtney hace sauna cinco días a la semana. Sí, sí. Cinco de cada siete. ¿Demasiado? Que cada uno saque sus propias conclusiones, aunque los expertos hablan de una sesión semanal, y de dos o tres en el caso de los deportistas profesionales.

Después de la sauna, fresquete.

Gracias a sus componentes principales, el calor y la escasez de humedad, una sesión de sauna tiene como objetivo relajar, así como eliminar las tensiones físicas y mentales. Es lo mejor para darle esquinazo al estrés y al nerviosismo.

Eso sí, como medida de seguridad es esencial escuchar a tu propio cuerpo durante las sesiones. Si no te está sentando bien, lo mejor será que te salgas. Y ojo con otro dato que muchos ignoran: la sauna no vale para adelgazar de una forma sana porque lo que pierdes en una sesión es agua, ¡no grasa!