INSTAGRAM

Hay cosas locas y luego una influencer que lleva tres años sin cortarse las uñas

¡¡Menudas garrrAARG!!

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Esto de las manicuras estridentes se nos está yendo de las manos. Vale que nos encanten los diseños locos de Rosalía pero hasta un cierto punto... Sin llegar a los extremos de Simone Christina, una influencer alemana que lleva tres años sin cortarse las uñas

Cansada de estar cuidando sus uñas, Simone decidió a los 14 años que no iba a tocarlas más y el resultado no sabríamos como definirlo. Entre grimita y un poco de asombro nos hayamos porque es que una manicura de tal longitud no la habíamos visto en la vida. Mira la evolución: 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

I took all of these pictures around December so you can see the nail growth over the last years! 😸💅🏻💖✨😱

Una publicación compartida de Simone Christina 💅🏻 (@simone_christina_) el

Este ha sido el hecho por el que la influencer ha conseguido hacerse popular en Instagram, sí, por llevar una manicura que parece las garras de un oso. Y aunque nosotras sintamos que vivir con eso en las manos sería más entorpecedor que otra cosa, ella parece estar la mar de contenta y sin ninguna intención de cortar por lo sano. Pero esta fama no solo le llevó a ser conocida en la red social sino que también ganó el concurso de 'Uñas más largas' en 2016. Quien sabe, quizás su intención sea aparecer en el libro 'Guiness de los récords'.

Además, para aclarar la pregunta más pedida por sus seguidores, Simone comparte videos en su perfil donde demuestra que sus uñas no le impiden llevar una vida normal. Mírala que apañada atándose los cordones, comiéndose una chocolatina, haciéndose una coleta o brindando con champagne. 

Aparte de llevar las uñas extralargas, que ya dan el cante por si solas, la influencer se las adorna de manera más extravagante posible. Ya se ve que la chica muy sencillita no es. Con aplicaciones, dregadadas, con temática para Halloween... A ella no hay diseño que se le resista y por lo que parece seguirá dejado sus uñas crecer para probar nuevos inventos.