@kyliejenner

Estás usando mal el gel de limpieza facial y no lo sabías

Tenemos las claves para convertirte en toda una experta. 

MARTA GUTIÉRREZ | CUORE.ES -

Llega la noche, y antes de meterte en la cama coges el gel de limpieza, te echas un poco en la mano y te lo aplicas en la cara. ERROR. "Si aplicamos el gel sobre el rostro y esperamos a hacer espuma mientras lo masajeamos, estaremos reduciendo la capacidad de arrastre del limpiador, lo que hará que tendamos a usar más cantidad de producto del adecuado y limpiemos menos de lo que deberíamos”, explica Raquel González, directora de educación de Perricone MD. Si de verdad quieres quieres obtener los mejores resultados con tu gel de limpieza sigue estos sencillos pasos:

1. En la mano
Puede sonar obvio pero el primer paso pasa por lavarse bien las manos, y una vez húmedas aplicar un poco de producto.

2. Haz espuma
Frota tus manos hasta que todo el producto se convierta en espuma.

3. Sobre tu rostro
Es momento de aplicarlo sobre tu cara en sentido ascendente y circular para eliminar todas las impurezas.

4. Desenjabona
Con agua tibia, a unos 30º aproximadamente, retira el producto completamente. Después añade el tónico y la crema que uses habitualmente.

Eso sí, si el gel limpiador es en base oleosa no es necesario que lo frotes en la mano, al no crear espuma lo ideal es que te lo apliques directamente sobre el rostro. "Este tipo de productos tienen una mayor afinidad con la suciedad de base lipídica, y así conseguiremos mayor capacidad de arrastre. Al no ser productos espumosos, podremos trabajarlos sobre el rostro directamente, pero siempre es mejor empezar a trabajarlo con la palma y yema de las manos para que tomen temperatura y adquieran la textura deseada”, comenta Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza.