D.R.

¡Hay que autocuidarse! 

'Digital nomad' por Osiris:

Cuidarse es una tarea obligatoria y hay muchas formas de hacerlo. 

OSIRIS MARTINEZ | CUORE.ES -

Empieza el 2020. Y con él un abanico de posibilidades, de ilusión, de proyectos de renovación, de buenas intenciones, de deberes que uno se va apuntando en una hoja en blanco. Llegan doce meses que abren un mar de posibilidades, de planes, de autopromesas y de propósitos. En mi instagram (@osirismartinez), sois muchos los que me preguntasteis por los míos. Y os voy a contestar aquí, para compartiros uno de mis objetivos de crecimiento personal constantes que, como no, mantiene su importancia en estas fechas tan señaladas: cuidarme. El autocuidado debería de encabezar las listas de tareas diarias de todos nosotros. El autocuidado es un cimiento de nuestro bienestar. Sin él, nada puede funcionar. 

Cuidarse no está tan bien visto como debería (y el sentimiento de culpa, muchas veces, le impide desarrollarse). Nuestra sociedad castiga a las personas que se miman, dando a entender que tienes que priorizar otras cosas antes que a ti mismo: tu familia, tu trabajo, tus deberes cotidianos… El problema, amigos, es que si no aprendemos a conocernos a nosotros mismos (para autocuidarse hay que autoconocerse y ambos van cogiditos de la
mano), no podemos dedicar cariño y amor a los demás. Cuidarse es una tarea obligatoria. Y cuidarse no es ir a darse un masaje solamente. Cuidarse es acudir a esa revisión médica que llevas atrasando meses, cuidarse es parar 10 minutos al día para mirarte al espejo y ver todo lo que logras cada día con tus esfuerzos. Cuidarse es escuchar y ejercitar tu cuerpo…

D.R.

Y quiero compartiros un truco que leí en el libro ‘Proyecto Self-care’ de Jayne Hardy (Ediciones Zenith), que dedico a todas esas personas que no ‘tienen tiempo’ para ello o que simplemente no saben por dónde empezar: las burbujas de tiempo. Si no crees tener tiempo suficiente para tí, créalo, poco a poco. Coge tu agenda, y marca burbujas de tiempo en tu calendario diario. 5, 10, 15 minutos varias veces al día, una hora alguna tarde, momentos cortos que, si los sumas, ya van llenando todo un vaso. Dedícate 5 minutos en el metro para cerrar los ojos y meditar, 10 minutos en el taxi para ordenar tus emails o llamar al dentista, una hora el domingo para preparar tuppers para toda la semana… Ve metiendo burbujas en tu vida y ya verás cuanto avanzas. ¡Feliz año!

D.R.