robertprzybysz / ISTOCK

Cómo apañarte el flequillo en casa sin hacerte un estropicio

Lo sabemos, es arriesgado pero se puede. Ármate, mujer y coge las tijeras. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Sabemos que no estás pasando tus mejores días y que estar en casa 24/7 no es fácil pero sí necesario. Una de las cosas que más nos preocupan de la cuarentena es nuestro pelo, y aunque lo estamos mimando y cuidando (si necesitas ideas ficha estas tres mascarillas caseras), no se nos olvida que eso sigue creciendo y sobre todo si tienes flequillo, estarás temiendo el momento 'apartarte los pelos de los ojos porque no ves tres en un burro'. Pero mejor eso que hacerte un estropicio, ¿no? 

 

Tranqui, porque al igual que tú, muchas famosas están sufriendo por esto, por eso y para echarnos una mano, desde Maison Eduardo Sánchez nos han chivado cómo hacerte con un flequillo fuera de control con unos retoquitos en casa. Aunque retocarlo en casa no sea probablemente la mejor idea, si te decides a coger la tijera, mejor que sea con consejos profesionales. ¡Ahí van! 

BUENAS HERRAMIENTAS:

Tijeras de cocina, las del escritorio… No, no son, ni de lejos los mejores utensilios para cortar el pelo y la puedes liar muy parda, así que atiende: “Si se puede, es importantísimo tener unas tijeras específicas y bien afiladas, porque si no están bien afiladas, con cada tijeretazo el pelo irá hacia atrás y quedará demasiado corto, y no controlaremos bien la longitud”, explica Eduardo Sánchez.

 

MEJOR EN SECO

El corte de flequillo es preferible hacerlo siempre en seco: en mojado es más fácil equivocarse con la longitud (ya sabes, encoge). Si no, es fácil acabar con “baby bangs” indeseadas. Siempre es importante partir del cabello secado al aire, sin estirar con plancha ni secador: de esta forma, evitaremos excedernos en el corte.

PUNTO DE PARTIDA

Este es quizás uno de los puntos más chungos: encontrar el punto de arranque del flequillo. "Primero, peina el cabello con un peine de púas finas", explica Eduardo Sánchez. "De frente al espejo, busca justo el punto donde la cabeza se curva, donde se ve más abombada: ahí es desde donde marcamos el flequillo, separando el pelo en forma de triángulo. Ese triángulo debe comenzar en el centro del tabique y luego llegar más o manos hasta las tres cuartas partes de la ceja”.

EN DIAGONAL

"Usa los dedos índice y corazón para atrapar el flequillo entre los dedos y estira el cabello. Usa los dedos para controlar el largo que buscas (el sobrante que queda por encima es lo que debes cortar)", comenta. "Lo más fácil es girar el cabello ligeramente hacia arriba y no cortar en línea recta, sino abordar el cabello en diagonal: en vez de hacer un corte al ras, es mucho mejor entrar con las tijeras inclinadas, cortando con movimiento ascendentes, con un gesto como de picoteo. Es mejor que cortarlo en recto, porque si primero se corta recto y luego se quiere hacer irregular es muchísimo más difícil. No hace falta cortar todo ese cabello, sino sólo entresacar y eliminar las partes más largas: así el resultado es mucho más natural y si hay errores, pasan más desapercibidos".

MEJOR MENOS QUE MÁS

Es momento de mover el flequillo con los dedos y ver qué tal ha quedado (y echarte a llorar). Si crees que ha quedado algo largo… ¡cuidado! "Un error muy frecuente es volver a cortar y en esos casos es difícil no excederse. Es mejor conformarse con unos milímetros más del largo deseado y volver a cortar pasadas dos semanas".

RECTO, EL MÁS COMPLICADO

"El flequillo más difícil de cortar es aquel que va entero y recto, en un solo bloque: para no llevarse sorpresas, lo mejor es cortar lo menos que se pueda, hacer sólo el mínimo imprescindible. En ese caso es mejor usar un peine ancho, evitando el de púas finas, para que no haya tensión en el pelo y quede todo a un mismo largo", finaliza Eduardo Sánchez.

Ya sabes, ¿te atreves?