D. R.

Diviértete y ponte en forma, sin salir de casa, con 'Ring Fit Adventure'

Llevo una semana jugando a ‘Ring Fit Adventure’ durante media hora cada día y esto es lo que ha pasado en ‘my body’.

ANA MÁRQUEZ | CUORE.ES -

Hasta que fui mami, yo era de las que iba al gimnasio tres días por semana y salía a correr siempre que podía. Retomar el deporte fue imposible, ¡mis peques me absorben todo el tiempo! Sin embargo, un día ojeando una revista leí un artículo sobre Ring Fit Adventure que decía que es la manera más efectiva de pasártelo pipa mientras haces ejercicio. OMG! ¡Eso lo tenía que probar yo! Y sí, así es. El modo aventura es tan intenso que con una partida de media hora todos los días he notado, además de agujetas, que vuelvo a ponerme al nivel de forma anterior. ¡Es súper divertido y lo confieso: estoy enganchadísima! Cada día, al volver a casa después del trabajo, estoy deseando seguir con el entrenamiento, ¡y mis hijas, porque ellas también juegan!

Videojuego Ring Fit Adventure para Nintendo Switch (79,95 €). | D. R.

Además, una de las cosas que más me fascina es que me puedo llevar el Ring-Con a cualquier parte. Hace unos días, lo traje al trabajo y mis compis fliparon, porque, mientras escribía estas palabras, estuve haciendo ejercicios de piernas con el aro. Sí, ¡así de viciada estoy!

¡A sudar la gota gorda!

¿Cómo puede ser? Te preguntarás. Pues gracias al Ring-Con y la banda que llevo ajustada en la pierna derecha. Ambos accesorios reproducen mis movimientos en el juego. Pero eso no es todo, también los corrige y se adapta a mi (falta de) forma física (ejem). Y así, a lo tonto, mientras presiono el aro para abrir puertas, corro y hago abdominales y posturas de yoga para derrotar enemigos finales... ¡he quemado más calorías que en toda mi vida!

El Ring-Con consta de un anillo y una banda que, ajustada en la pierna, reproducen los movimientos en el juego. | D. R.

El juego es supermotivador y no quieres parar. Así que, a medida que vas avanzando en la aventura, vas realizando un entrenamiento de lo más variadito y completo. Todo esto que os enumero a continuación lo hice en una sola sesión:

1. Ejercicio aeróbico

D. R.

Como en Fama, la serie de los ochenta, “aquí es donde vais a empezar a pagar con sudor”, porque ¡hay que correr de verdad! Eso sí, en el sitio. El primer día, incrédula de mí, me puse a jugar con la ropa del curro... Imagina cómo acabó, ¡chorreando! Y yo, directita a la ducha.

2. Glúteos

D. R.

Para disparar a ese robot que se ve en mi tele, tuve que hacer sentadillas mientras presionaba el aro. ¿Y sabes qué? Que en una semana más jugando tendré un melocotón genial. En nada J.Lo tendrá una rival... Quizá haga como ella y hasta asegure mi ‘melocotoncito’.

3. Brazos

D. R.

La aventura me chifla, pero con los minijuegos me parto de risa, sobre todo cuando a mi crush le di una paliza reventando cajas. ¡Me he vuelto invencible presionando el aro!

4. Yoga

D. R.

Mi cara de asombro se debe a que no me esperaba que haciendo yoga derrotaría a un enemigo final... El equilibrio no es mi fuerte, así que imagina lo que me costó decirle bye bye al final boss. ¡Pero lo conseguí! Ahora puedo decir que soy una experta yogui.