Milos Dimic / ISTOCK

Con estos productos no te quedará ni rastro de maquillaje, ¡hay vida más allá del agua micelar!

El bálsamo desmaquillante es nuestro gran descubrimiento. 

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

¿Os acordáis de cuando el único producto que conocíamos para limpiar nuestra cara de maquillaje eran las toallitas? Bueno, seguramente muchas de vosotras ya sea por practicidad o por costumbre seguís usando las toallitas desmaquillantes cada día para retirar todo el maquillaje... ¡Pero mal! Ya se ha explicado en varias ocasiones que estas no son muy eficaces tanto para la piel, porque no terminan de dejarla limpia del todo, como para la zona de los ojos ya que al final siempre se acaban cayendo algunas pestañas al frotar. 

Eso sí, no estamos diciendo que estas no sean buenas a la hora de llevar a cabo una limpieza facial sino que siempre, y cuando decimos siempre es SIEMPRE, deben estar acompañadas de otros productos limpiadores. Las toallitas eliminan el maquillaje y la suciedad de la capa más superficial de la piel pero no llegan a los poros en profundidad, así su uso diario supone que la suciedad y la contaminación empiece a acumularse en las capas más profundas de la dermis provocando acné o exceso de grasa. 

Después de las toallitas, descubrimos el agua micelar que es muy efectivo a la ahora de retirar el maquillaje de la piel y si combinamos estas dos además de una posterior limpieza con un jabón especial ya tendríamos una rutina desmaquillante perfecta. Pero aquí no venimos a contarte los pasos para mantener tu rostro libre de suciedad sino a desvelarte nuestro último descubrimiento: las cremas desmaquillantes

No lo decimos nosotras, ya que las cremas desmaquillantes se han convertido en el producto definitivo para limpiar tu piel además de darte la hidratación necesaria. Vamos, un dos por uno de toda la vida. El gran beneficio de estos productos radica en su capacidad para solubilizar pigmentos, suciedad y restos de contaminación. Por este motivo, limpian con mucha facilidad disminuyendo la fricción y evitando que la piel sufra o los pelos de las pestañas se caigan. 

Toma nota.

Su modo de empleo es supersencillo pues como si de una crema hidratante se tratase solo hay que aplicarlo por todo el rostro y masajear las zonas que queramos limpiar en profundidad (ojos, labios...), de esta manera se limpian y eliminan la suciedad y el maquillaje de manera eficaz pero sin el temido efecto de fricción. Después de este paso solo queda enjuagar bien la cara simplemente con agua tibia o complementándolo con un gel limpiador facial indicado para desmaquillar. También, si lo prefieres, bastaría con retirar el producto ayudándote con un disco de algodón. GUAU!! Además, existen distintas fórmulas y texturas (aceite, crema o bálsamo) de estos productos que se adaptan a tu tipo de piel ayudando a limpieza así como el cuidado de esta. 

Fíchalas en nuestra galería: