kimkardashian / INSTAGRAM

4 pasos y un corrector naranja: el truco de Kim Kardashian para un maquillaje libre de ojeras

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Todas, absolutamente todas, tenemos un paso imprescindible en nuestra rutina de maquillaje: el corrector de ojeras nunca falla. Ya nos hemos acostumbrado a que nuestros 'make up' tengan esa luminosidad y jugosidad que da este producto por lo que tenerlo en nuestro neceser es un indispensable pero... ¿Realmente lo estamos usando bien? ¿El tono es el adecuado?

Pues después de ver un video de Kim Kardashian (40) explicando cómo ella consigue ese efecto de piel perfecta aplicándose bien el corrector de ojeras... Nos hemos dado cuenta de que llevamos haciéndolo mal un tiempo (por no decir toda la vida). Atrás quedó eso de buscar un color clarito para que además de tapar el tono oscuro de nuestra ojera también ilumine, lo que tenemos que usar es un corrector naranja

Ya habrás oído hablar de los tonos y subtonos de la piel y resulta que ahora Kim nos ha descubierto que lo mejor para reducir el color oscuro de la zona de debajo del ojo es usar los tonos anaranjados o incluso rojos. Así, la del Klan sigue cuatro pasos básicos que no deben fallar en tu rutina de maquillaje para lucir una piel bonita y uniforme. 

Lo primero que hace es aplicar el corrector naranja directamente sobre la ojera y difuminarlo con una esponjita o 'beautyblender', después de este paso lo siguiente es escoger el tono de corrector que queremos usar para que se mimetice con el de nuestra piel, en su caso Kim ha elegido un color rosita pero el crema también seria buena opción. Y lo mismo, se difumina y listo. 

Pero espera, quedan dos últimos pasos, el 'baking' y sus derivados. Para ello necesitarás unos polvos translucidos y la 'beautyblender' de nuevo, con esta aplicas el producto en la zona y lo dejas actuar sin retirar... Mientras espera, Kim ha aprovechado para hacerse el 'contouring' y los labios. Una vez han pasado unos minutillos hay que retirar el polvo con una brocha y para ser más precisas luego repasar con otras más pequeñsa que pulirán los detalles.