INSTAGRAM

'Sexting en inglés': ninguna academia te prepara para esto (ninguna)

(S)excuse me? 

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

"I'm not going to lie to you" (No os voy a mentir, bilingüismo). Una de las cosas que peor llevo de vivir en los Estados Unidos es el idioma. Sí, porque aunque ya hace año y medio que me mudé, puedo prometer y prometo que mi dominio del inglés sigue siendo nivel bajo, pero bajo de bajo tierra: "The things like they are" (las cosas como son, doble bilingüismo). ¿Por qué?

Bueno, primero porque cada vez que me trabo (que es a menudo) es bajo tierra donde me quiero meter (soy 'shy', tímida, triple bilingüismo). Segundo, porque cuando uno aprende inglés en academia ('academy'; ya no voy a contar los bilingüismos pero podéis tomaros un chupito cada vez que ponga uno), realmente no está aprendiendo 'the real English' (el verdadero inglés). Y claro, luego te enfrentas al día a día y resulta que pronuncias y hablas como Joey francés.

Pero sobre todo, y más importante, porque me las estoy viendo y me las estoy deseando (I am seeing them and I am wishing them) para poder mantener conversaciones subidas de tono con mis 'matches' (cerillas, a mí no me miréis que yo no he inventado el inglés) en Hinge, una aplicación para ligar.

Sí, queridos y queridas. Como ya os he contado en otras ocasiones, en mi empeño por vivir una  'full experience' (experiencia completa) de lo que es vivir en el extranjero he estado dándole a las 'dating apps' (con citas, salseo para mayores de 18relación fallida de por medio), pero con la llegada de la 'coronavida' las cosas han cambiado.

Me lo he tomado como más en serio (more in serious) porque claro, a mí que el fin del mundo no me pille sin merendar. Porque lo de morir sola da igual, lo otro no tanto. Ah, no, espera, que como ahora los solteros no podemos mantener relaciones sexuales con gente que no viva en nuestra casa (mi más sincero aplauso al lumbreras que se ha cargado la definición de soltero) nos toca 'looking for life' (buscarnos la vida).

No te preocupes, Camila Hair (Cabello), que yo te lo explico. Resulta que ahora las aplicaciones de ligoteo online nos instan a los solteros 2.0 a tener llamadacitas y videocitas. Como se supone que no podemos quedar (y digo se supone porque hay quien se lo salta, OBVIO), cuando parece que hay conexión, el 'flirting' (tonteo) ya sea por llamada o por vídeo, da paso al 'sexting' (lo que viene siendo decirte 'dirty things' vía mensaje). 

Nota al lector: Por deferencia a mis padres no voy a traducir 'dirty things'. Pero vaya, que lo que viene a continuación es peor. Un beso para toda mi familia desde aquí.

Y es que cuando llega el 'sexting' (que no el calor, que dirían Sonia y Selena) te das cuenta de que 'you don't have any f*cking idea of English' (no tienes ni p*ta idea de inglés). Las cosas claras y el tecno oscuro (como bien dice mi buen amigo Gonzalo, quien algún día será un maravilloso productor y al que he conocido en la universidad). 

Nota al lector 2: Poco se habla de lo bien que hilo temas para meter el link del artículo en el que os hablo de ir a la uni en Los Ángeles. Carmen Raya: 12 points. 

Pero al tema (que me quema). Resulta que un muchacho y yo estuvimos como dos semanas intercambiando mensajes tras hacer 'match' en Hinge. La cosa iba bien y en un momento dado yo noté que él como que quería TEMA (que le quema). ¿Cómo lo supe? Bueno, eso se sabe, pero básicamente todo comenzó porque una noche me hizo la pregunta del millón. La que hemos visto un millón de veces en toda comedia romántica que se precie: "¿Qué llevas puesto?"

Y esta fui yo al darme cuenta de que estaba a punto de comenzar mi primer 'sexting' en inglés.

Los primeros puntos de este interesante partido de tenis no estuvieron mal. Básicamente porque nos dedicamos a pasar la pelota de un lado a otro diciéndonos lo que llevábamos puesto y dónde estábamos. Vaya, que el vocabulario ropa y partes de casa y mobiliario bien. 'Bed, pants, t-shirt, bedroom'...

Ah, bueno, y para ser completamente sincera, por supuesto que me inventé lo que llevaba puesto. A ver si os vais a creer que le iba a decir que llevaba puestas unas bragas del Primark con un pijama de Oysho que pone 'hoy va a ser un día genial' y estaba tirada en la cama con menos glamour que Belén Esteban merendando en 'Sálvame'

Lo siento, Belén.

 Pero vaya, yo estaba sudando a chorros y no precisamente por estar excitada (recuerdos de nuevo a mi familia, os quiero).

Yo sabía que en algún momento este muchacho (poco se utiliza esta palabra y a mí me encanta) querría comenzar a utilizar palabras mayores. Anticipándome a lo que iba a llegar, me aventuré a hacer un recuento mental de las palabras sexuales que podría utilizar para estar a la altura. Y bueno... resulta que mi vocabulario sexual no es tan variado como yo esperaba.

"¿En serio, María del Carmen?", pensé;  y yo cuando me llamo por mi nombre entero es que la cosa va MUY MAL. Total, que llegué a la conclusión de que tendría que quedarme en la cola del pelotón y no ir de líder (es que el 'sexting' es como los Juegos Olímpicos, tan pronto retransmiten tenis como ciclismo). Así que me quedé de coche escoba esperando a que mi contrincante sacase la artillería pesada. Y vaya que si la sacó

Si me llegan a decir que semejantes frases y palabras pertenecen al bello idioma de Shakespeare no me lo creo. Que yo me quedé mirando la pantalla de mi móvil que no daba crédito. Vaya, que si me llega a pillar la prensa en ese momento me hubiese hecho un ''sin comentarios' a lo Pantoja.

Y claro, amigos, he aquí la fantasía de los idiomas. Mientras que el muchacho me estaba mandando mensajes a la velocidad de la luz, yo me convertí en una señora de 70 años (un saludito para todas ellas) que tarda 46 minutos de reloj en escribir un 'ok' porque no para de escribir y borrar, escribir y borrar y meter las frases en Google Translator y darse cuenta de que es IMPOSIBLE que eso se diga así. 

Aunque tanto que os gusta el mundo digital a todos, dejadme deciros que Don Google Translate no sabe traducir al inglés ciertas cositas... Porque bueno, también os digo que yo, por ejemplo, no sé cuál es el equivalente de Cuenca en Estados Unidos: ¿Oklahoma tal vez? Y claro, empezando ya por ahí, pues mal. Que no es que yo haya sido muy de hacer 'sexting' en español, ¿eh?, pero la fluidez que te da la lengua materna no te la da la externa

No te lo perdonaré jamás, Google. Jamás. | Google

Así que, tristemente para mí (y para él), decidí decirle al muchacho la verdad, que mi vocabulario no me daba para 'sexting'. 'Send eggs' (manda huevos). Aunque bueno, ahora escribiéndolo aquí lo mismo eso se considera 'dirty talk'. Y eso que también pensé en hablar por emojis y mandarle berenjenas y melocotones, pero claro, igual ahí le estaba mandando un mensaje erróneo...

El caso (the case), que al día siguiente, y para rebajar un poquito la tensión de no haber podido iniciarme en el 'sexting' en inglés como yo quería, le mandé un 'selfie' diciéndole que esa era mi "hot face" (cara caliente)

Y bueno, hacedme caso, la gente con esto de la coronavida está fatal... No dejéis a vuestras parejas NEVER (nunca), o por lo menos no hasta que todo esto acabe. ¿Por qué? Atentos a su contestación a las 17:35 después de haberle dado las buenas tardes y mandarle ESTA CARA haciendo CLARAMENTE el IDIOTA, tapones en los oídos mediante porque estaba estudiando.

Carmen Raya

No volví a contestar, por si os quedaba alguna duda. Pero en serio, nos deberían dar una subvención a los solteros que estamos en 'dating apps' o al menos que nos desgraven algo en Hacienda. #prayforsinglepeopleduringcoronavirus.

Ah, y seguidme en Instagram para que pueda ser influencer de verdad y entonces ya pase de temas sexuales a contaros qué talla de copa mentrual uso, a lo Cristina Pedroche. Todo llegará, tranquilos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ni confirmo ni desmiento que haya estado saltándome el confinamiento en Los Ángeles para ir a ver a un conocido famoso... pero dado que el jersey nos ha delatado, prefiero hacerlo público antes de que el escándalo estalle... Mi equipo de abogados y yo demandaremos a todo aquel que ponga en duda la veracidad de este romance ya que qué posibilidades hay de que otra mujer en el mundo tenga un jersey verde que se parezca remotamente al de Brad. Pido respeto para mi familia y para la de Brad en estos momentos en los que Angelina y yo estamos conociéndonos para llegar a ser las nuevas Gwyneth Paltrow y Dakota Johnson. Al contrario que Alexia Rivas y Marta López , dejo bien clara mi voluntad de cobrar (y mucho) por sentarme en Sálvame Deluxe. Atentamente, Carmen y Brad.

Una publicación compartida de Carmen Raya (@mariadelasmochilas) el