satisfyercom / INSTAGRAM

El secreto de un succionador: el Satisfyer, por sus usuarias

Después de hablar con varias expertas como Bebi Fernández, te proponemos que te lo autorregales YA. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Si nos dieran un eurillo cada vez que hablamos del ya conocido mundialmente Satisfyer, seríamos ricas pero... Piénsalo. Tenemos algo muchísimo mejor: ¡somos ricas en orgasmos! El succionador de clítoris nos ha cambiado la vida, social y sexualmente hablando porque además de mejorar nuestro placer (y hacernos descubrir sensaciones que antes no habíamos sentido), ha hecho que el tabú de la masturbación femenina desaparezca. Quién lo diría. Hace años nos daba vergüenza sacar el tema con nuestras amigas, veíamos el 'tocarnos' como algo que estaba mal. Y no amigui, los tiempos oscuros ya pasaron y es el momento de hacer nuestra propia revolución sexual. ¡Viva el succionador de clítoris! 

Este cacharro ha venido para quedarse y marcar un antes y un después en la masturbación femenina (ojo, que puede usarse perfectamente en pareja, chicos, ¡no nos alarmemos!) Hace años que existe pero es ahora cuando ha dado el salto al estrellato. Desde luego se merece una no, ocho estrellas en el paseo de la fama porque vaya trabajazo que hace... 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Happy #InternationalOrgasmDay !💦 🤩

Una publicación compartida de Satisfyer (@satisfyercom) el

Y es que después de probarlo (sí, esta personita que escribe también ha caído en las vibraciones de este aparatito), sentimos la necesidad de compartir nuestra experiencia contigo, amiga lectora, contigo y con todas las mujeres del mundo: las que también lo han probado y las que aún no se han atrevido a dar el paso. Tranquilas chicas, aunque la palabra succionar os dé un poco de cosilla os aseguramos que cuando lo probéis vais a tener de todo menos miedo. Y con todo hablamos de orgasmos superintensos y fáciles de conseguir. 

Y por si no te fías de nuestro cuoreconsejito (que deberías), te traemos tres opiniones de tres expertas en la materia: la escritora Bebi Fernández (srta Bebi), la ilustradora Lyona Ivanova y la bloguera Estefanía Ruiz (nosoytuestilo). Mujeres como tú y como yo que han decidido romper barreras con un succionador de clítoris en la mano. (Inserte aquí un emoji de un succionador vestido de flamenca de WhatsApp)

Ellas mismas nos han contado cómo conocieron el Satisfyer, su experiencia y su opinión acerca del impacto que éste ha generado en la sociedad. Muy muy interesante.

Define Satisfyer en una palabra:

Bebi: "Eficiencia. Cumple su función en poco tiempo y de forma excelente. Básicamente es como una comida de c*** sin comida de c***."

Estefanía: "ÉXTASIS".

Y pa' qué más. 

Lyona: "Dios". 

Rocío Robledo (redactora web): "Fantasía. Puedo decir que es lo mejor que me ha pasado en la vida."

¿Cómo lo conociste? 

Bebi:  "Fue un regalo de un sexshop, para una colaboración en redes sociales. Quién diría que uno de los mejores regalos que me han hecho vendría de una tienda de juguetes eróticos (aunque, en realidad, conociendo mi vida, tiene algo de sentido)".

Estefanía: "Soy usuaria fiel de juguetes sexuales y constantemente entro a las webs a ver novedades y hace mucho tiempo en la lista de “novedades” me apareció y el la descripción del producto “succionador de clitoris” obviamente no me dejó indiferente, así que me lo autorregalé". 

Lyona: "Por monstruo espagueti, una amiga ilustradora. Me contó que después del Satisfyer no había nada más."

Rocío: "Yo ya había oído hablar de él por redes sociales y las que lo habían probado lo pintaban muy bien. Un día nos llegó a la redacción (gracias Be Lover) y me volví loca. ¡Por fin iba a poder probarlo en mis propias carnes!"

Tu experiencia con este cacharro divino.

Bebi:  "Le pillé el truco en seguida. Aluciné con la sensación; es diferente a la de un vibrador convencional, más "íntima"."

Estefanía: "No tengo palabras. Cuando llegas a casa después de un día de locos, ahí lo tienes, ayudándote a llegar al climax en un tiempo irrisorio. La rapidez y la intensidad del orgasmo te hacen amar el Satisfyer. A veces, prefiero combinarlo con otros juguetes para que el juego dure un poco más y te aseguro que esas veces ves las estrellas jajaja".

Lyona: "La primera vez fue muy chocante, tenía la sensación de que no podía controlarlo. Después me dejé llevar y fue increíble. No se asemeja a nada más que haya probado."

Rocío: "Sólo tengo palabras buenas para este cacharrito rosa. Puedo asegurar que nunca antes había llegado al orgasmo con tanta intensidad. Mira que yo no era de juguetes sexuales ni nada por el estilo pero... Ha sido probar el Satisfyer y abrirse una puerta de sensaciones nuevas. Un ratito de succionador al día te da alegría". 

Si se lo recomendaras a una amiga, ¿qué le dirías?

Bebi:  "Le diría que es una buena forma de aumentar su estimulación erógena tanto cualitativamente como cuantitativamente. No puedes dejar de usarlo. Si quieres orgasmar dos, tres veces al día (y aprovechar los beneficios que ello conlleva), es la opción perfecta". 

Estefanía: "Ya lo he hecho. De hecho, hablé de él en Instagram y fue un poco locura. Les dije que si querían ser felices de verdad, en su mesita de noche debería haber uno. Les conté que era EL INVENTO y que me darían las gracias cuando lo probaran. Efectivamente, fueron muchas las que lo compraron y más de una me dijo que deberían recetarlo en la seguridad social jajaja". 

Apoyamos eso. 

Lyona: "No paro de recomendarlo. Le diría lo que le digo a todas: ¡disfruta!"

Rocío: "Allá donde voy lo recomiendo. No hay día que vea a mis amigas y no acabe hablando de las maravillas del Satisfyer". 

¿Qué opinas del impacto que ha tenido en la sociedad?

Bebi:  "Creo que, al margen del "placer femenino" que puede aportar, el succionador de clítoris y el furor causado, ha provocado la apertura a un tema tabú como lo es la masturbación femenina, pero sobre todo, ha propiciado que los hombres hablen, comprendan y entiendan las necesidades sexuales de las mujeres de mejor forma; iniciándose en el concepto de falocentrismo sexual y comprendiendo muchísimas cosas a través de su viralización, como que la mujer ha sido relegada a un rol pasivo sexual a lo largo de la historia, concebida como un recipiente que "recibe" el placer sexual masculino, mientras su placer y sexualidad han sido relacionalmente ignoradas y sistemáticamente ocultadas. Satisfyer ha propiciado que ese "pongámonos las pilas" jocoso, haya continuado con un "¿por qué deberíamos hacerlo?". Por fin, después del chiste, se buscan las respuestas."

Estefanía: "La masturbación femenina siempre ha sido un tema tabú. Por eso en mi Instagram siempre hablo de ella e intento normalizarla. El sexo siempre se ha centrado en el placer masculino. Y de repente, las mujeres empezamos a empoderarnos y a decir que nosotras también queremos disfrutar. Tanto solas como acompañadas. Así que los hombres que no se han esmerado nunca, de repente ven al Satisfyer como una amenaza. Ven su masculinidad en el punto de mira porque creen que si nos masturbamos es porque no disfrutamos con ellos. Si crees que tu pareja no disfruta contigo: esmérate y si sabes que lo hace, simplemente disfruta con ella de su sexualidad. Que nosotras conozcamos nuestro cuerpo es una ventaja para ambos. Vivimos en una sociedad hiperconectada y donde el tiempo es oro... Así que llegar a un orgasmo intenso en menos de dos minutos, se agradece. Aunque nada es comparable con el roce de piel con piel..."

Lyona: "Me parece muy positivo, ha conseguido que el clítoris esté “en boca” de todos y todas, y ha ayudado a normalizar el hecho de hablar sobre el placer femenino". 

Rocío: "Creo que era supernecesario. Este aparato ha hecho que las mujeres rompamos una barrera más. ¡Ya está bien de dejar nuestro placer a un lado! Gracias a la fama que tiene Satisfyer, muchas mujeres se están animando y descubriendo sensaciones que nunca antes habían sentido. Y gracias también a él, mucho hombres se están dando cuenta de que algo estaban haciendo mal... Creo que la llegada del Satis a nuestras vidas era más que necesario, y la sociedad lo sabe.". 

Después de leer esto seguro que estás... 1. Hablándole de ello a tus amigas, 2. Compartiendo este artículo con todas ellas, 3. Comprándote uno (sí, por aquí te dejamos el enlace, que sabemos que con la emoción no atinas ni a buscarlo en Google) y 4 (y muy importante): disfrutando de tu cuerpo libremente. 

Gracias Satisfyer por alegrarnos la vida (entre otras cosas).