ISTOCK

¡Apunta! Los peligros de las apps para ligar

No es oro todo lo que reluce...

Encontrar pareja puede acabar siendo una misión imposible.

MAITE TORRENTE | CUORE.ES -

A la espera de que Europa autorice la llegada de Facebook Dating, la app para ligar de la red social de Mark Zuckerberg, una gran parte de la población busca citas a través de Internet. Pero ¿es que ya no se liga como antes?, ¿en los bares?, ¿el cine?, ¿la cola del supermercado? Parece que no...

Quizá por eso, porque ya nadie te entra en un local para preguntarte tu nombre, se crean unos 4.000 perfiles a la hora en las distintas apps para ligar. Esto hace que la forma de relacionarnos haya cambiado radicalmente, y no siempre para bien. La psicóloga Belén Picado puntualiza: “Vivimos en la cultura de la inmediatez: cuando queremos algo, lo queremos ya. Y las apps de citas, en apariencia, nos ofrecen un amplio abanico de posibilidades”. Hay que reconocer que tener un catálogo de candidatos para elegir desde el sofá de tu casa es una fantasía... 

Hasta ahí todo bien...Darte de alta en Tinder, Badoo y similares resulta ideal para gente que dispone de poco tiempo, para personas introvertidas... Es rápido, cómodo... y ¡de hecho conocemos alguna parejita feliz que se ha conocido ahí! Recibes un subidón de adrenalina cuando te sale un 'match' e inevitablemente fantaseas con la posibilidad de un romance. Sin embargo, mo es oro todo lo que reluce, como nos dicen desde el gabinete psicológico: “A más candidatos disponibles, más posibilidad de recibir un match o un like, pero también más probabilidad de ser rechazados. En el caso de personas inseguras y con baja autoestima, ser rechazados (aunque sea por alguien que ni siquiera conocen o a quien están empezando a conocer) puede suponer un auténtico sufrimiento”

En efecto, hay que tener en cuenta que un gran porcentaje de los usuarios buscan encuentros sexuales efímeros y sin compromiso. Algunos lo expresan claramente, otros no, lo que hace que haya desafortunados malentendidos. Como todo, hay que usar estas aplicaciones con medida... y con cabeza fría. “El uso compulsivo de estas herramientas es más habitual en personas con baja autoestima, que, ante repetidas decepciones, en vez de dejar de utilizar la app, siguen insistiendo con la esperanza de que la siguiente cita sea la definitiva”, dice Belén Picado. Vamos, que para este tipo de personajes cada cita fallida dejará una pequeña cicatriz en tu corazoncito. 

Al final, encontrar pareja se convierte casi en una misión imposible en muchos casos. Y esto también tiene su explicación... “Hay un debilitamiento de los vínculos afectivos. La ilusión de tener tanto donde elegir hace que numerosos usuarios no sean capaces de crear un compromiso o no duden en poner fin a cualquier relación por el temor a equivocarse habiendo tanto donde escoger. Estas mismas personas seguirán alimentando su autoestima a base de matches y se convertirán en eternas buscadoras”, precisa Belén.