olegbreslavtsev / ISTOCK

Solo necesitas 15 minutos para tener un orgasmo... ¡Meditando! 

Suena bien, ¿no? 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Sabemos que para muchas chicas lo de llegar al orgasmo se convierte en una tarea difícil y que, cuando por fin lo conseguimos, muchas veces no pasa que no es como esperábamos y rompemos a llorar. En la sexualidad no hay nada escrito, se trata de experimentar y conocer tu cuerpo para que tus relaciones con otras personas o contigo mismo sean satisfactorias. A todas nos gusta un final feliz y con lo que acabamos de descubrir, solo te van a faltar las perdices. Hablamos de la meditación orgásmica. 

Oh sí, cuéntanos más! 

 

Resulta que mediante la meditación, ¡también podemos llegar al orgasmo! Todos sabemos que meditar es bueno para nuestra salud, que relaja la mente y nos hace tener un mejor estado de ánimo. Vamos, como el orgasmo. 

Meditación y sexo van de la mano y sí, el relax también hace que conectes con tu cuerpo de una forma muuuuy placentera. ¿Pero... es cierto que hay una variante de la meditación que consigue que conectes con tu cuerpo al punto de tener un orgasmo? Pues según esta autoproclamada diosa tántrica la coach Amina Peterson, sí. Tu cuerpo es una entrada a la felicidad (ejem, ejem). 

Resulta que la Meditación orgásmica, más conocida como OM, es muy famosa entre celebs como Khloé Kardashian o Gwyneth Paltrow (así que estamos tardando en probarlo). 

"Es una práctica que combina el poder de la meditación con la experiencia del orgasmo". Y además, según dicen expertos, "ayuda a mejor la conexión con las personas, la empatía y la generosidad". Si es que son todo cosas buenas. Echa un ojo: 

 

Pero ahora lo importante: ¿cómo se practica? Porque del dicho al hecho hay un trecho pero tranqui, que esto es lo más fácil del mundo. Solo tienes que tumbarte boca arriba, como más cómoda estés y acariciar lentamente tu clítoris, pero no de una forma sexual, sino relajándote y dejando que la cosa fluya, a tu ritmo vamos.

No necesitas "alcanzar" nada, simplemente, según las expertas, el ritual se basa en el tiempo, la posición, la comunicación, la secuencia y el ritmo. 

¿Y cuánto tiempo tenemos que estar así? Pues unos quince minutillos. Es lo suficientemente largo para que la mente y el cuerpo se relajen en un estado orgásmico y son lo suficientemente cortos para practicarlo de forma regular.

Este estado de orgasmo se conoce como Orgasmo 2.0 en la comunidad OM. Orgasmo 1.0 es el clímax tradicional, mientras que Orgasmo 2.0 es el estado que alcanzas cuando practicas OM, según los expertos. "No es para la satisfacción sexual ni para ningún otro propósito que desarrollar el bienestar personal de un individuo al mejorar las conexiones entre la mente y el cuerpo". 

Así que ya sabes, ¿nos ponemos manos a la obra?