INSTAGRAM

En Los Ángeles he podido confirmar que no estoy buena (pero que todo bien)

Yo ya me olía la tostada, todos tranquilos.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Seré muy clara (I will be very clear, bilingüismo). Las personas, en esta vida y en cualquier país al que vayan (ojito ahí con esto de la geografía que se ha estado obviando desde hace años este detalle), se dividen en dos tipos: las que están buenas y las que no. Punto. Eso es así, se acepta, se asume y se tira pa'lante (you move forward).

Pero claro, yo cuando me mudé a los Estados Unidos de América (no confundir con otros Estados que también estén unidos pero en otro continente), y más en concreto a Los Ángeles, muchos me dijeron: "Vas a ligar un montón, al ser extranjera...". Que a ver (what to see), yo esto jamás en la vida lo he entendido porque qué tendrá que ver la nacionalidad con el estar bueno o no.

Y mira (and look), ya sabéis que yo siempre os digo las verdades como puños (truths like fists), pero es que tengo un mensaje para todos aquellos españoles que se fueron a vivir a otro país y volvieron diciendo que lo habían 'petado' (petated) a nivel amatorio/sexual. Bueno, en realidad tengo dos.

El primero: Si eres guap@, lo entiendo.

El segundo: Si no eres guap@, te lo inventaste. A no ser que te fueses a una isla desierta en la que no hubiesen visto otro ser humano en cincuenta años.

[Perdona, querido, pero en la Edad de hielo lo mismo las cosas eran diferentes].

Dicho esto (told this), psicólogos, antropólogos y cualquier otra profesión que acabe en 'ólogo' que se dedique a investigar el fenómeno de si la nacionalidad influye en el ligoteo/foll**eo, ya os digo yo que no. Porque atentos a esta sencilla, pero desconocida hasta ahora, regla de tres (rule of three).

Si chica es igual a 'mona' en Albacete, la misma chica en Los Ángeles es igual a X. Donde X se despeja como 'mona'. ¡Tachán! X no se convierte en 'buenorra' solo porque chica 'mona' ponga pie en suelo que no la vio nacer. Que esto también es lo que viene siendo el orden de los factores no altera el producto. Donde factores es 'países' y producto es la chica.

Que claro, cuando yo pasé la frontera y me miré en el espejo pensé: "¿Por qué no tengo ya el cuerpo y la cara de Angelina Jolie? Pues eso.

¿Y por qué he dado yo con esta fórmula matemática infalible que científicos de todo el mundo llevan años intentando descubrir? Pues porque yo, en mi maravilloso perfil de Hinge (mi aplicación de ligoteo favorita) el piropo que más veces he recibido de los hombres que me cortejan (cortejation) ha sido el de.... 'you're very cute'.

[Aprovecho para hacerme autobombo y que leáis algunos de mis artículos. Como el del sexting, el de los 'California boys', el de tener sexo en inglés, el de mi ruptura 'made in Hollywood', el de mi videocita en mitad de pandemia, el de que el amor suena mejor en inglés, el de mi primera, y última, cita 'sporty', el de todas las mentiras que digo en Hinge...] 

O lo que viene siendo, 'eres muy mona'. Que ya sé lo que me vais a decir: "Pero Carmen, amiga, si eres una albaceteña viviendo en Los Ángeles y de todos es sabido que eso es algo que facilita muchísimo el que te vean como un ángel de Victoria's Secret".

Pero como también me huelo por dónde me vais a salir con el tema (porque además de periodista e 'influencer' en prácticas, también soy pitonisa), os voy a explicar por qué ser 'cute' no me acaba de hacer mucha gracia. Porque claro, yo lo que he venido a enseñaros hoy aquí (también soy profesora de la universidad de la vida, donde Belén Esteban se sacó la licenciatura en vivir del cuento eternamente), es qué quiere decir realmente ser 'cute'. 

Y bueno, también os diré que luego en el fondo, y en la superficie claramente, soy más 'cute' que 'hot' y casi que lo prefiero.

Amiga Naomi, yo sé que tú no me entiendes, pero deja que me explique. No os engañaré al decir que yo esperaba que en Estados Unidos quizá me viesen un poco más 'mona' de lo que yo era en España. Pero oye, que soy 100% 'cute'. El caso (the case), que a mí no me molestaba que me llamaran 'cute', pero claro, cuando vi que el 'cute' lo utilizan también para decir 'that's a cute t-shirt' (esa es una camiseta mona) pues hombre, como que me dio un poco de rabia (rage). 

Sin embargo, como buena millennial que soy (por edad, no porque me identifique con ello, la verdad), recurrí al oráculo que todo lo sabe para resolver esta duda existencial sobre si el ser llamada 'cute' era bueno, malo o Suiza (neutral). Y sí, estáis en lo cierto. Ese oráculo es: San Google.

Hombre, querido, por supuesto (of course). Y mirad, lo que vais a ver a continuación es... bueno, es.... pues es lo que encuentras en Google si pones la palabra 'cute' (perdón, es que a veces intento darle un toque de misterio a algo que no lo tiene. Estudio cine, no me odiéis).

Google

Empecemos por el bloque de la izquierda. La definición de 'cute'. La primera (la segunda es una expresión y no se refiere al significado real de este adjetivo): "atractiva de una manera bonita o entrañable". Entrañable. O sea, que ahora resulta que soy entrañable. ENTRAÑABLE. Mira, me han llamado cosas en mi vida (things in my life), pero es que ahora resulta que soy como el anuncio del turrón El Almendro. ENTRAÑABLE. Te daba yo a ti entrañable... Dicho esto, no pasemos por alto, por favor, el ejemplo que ponen para explicar este adjetivo: "a cute kitten'. O lo que en español sería: "un gatito mono"

QUE SOY UN GATITO. Pero qué he hecho yo para merecerme esto, Dios mío de mi vida. YO, que he perdido toda la dignidad del mundo en discotecas bailando el "pero soy una perra en la cama' del tema 'Sin Pijama' de Becky G para ahora ser un GATITO. 

Que bueno, os diré que me parezco más a este gato que a Becky G y Natti Natasha en el videoclip de dicha canción. Las cosas claras. 

Pero es que yo este tipo de lencerías, poses, restregamientos, maquillajes y extensiones no las manejo. No nos engañemos.

Y bueno, qué fantasía de imágenes las que aparecen en la derecha del pantallazo adjuntado anteriormente cuando buscas la palabra 'cute'. Ojo, cuidado, (eye, caution), que la cosa mejora cuando buscas 'cute' en Google Imágenes.

Google

Según esta búsqueda soy un panda, un gato con la cabeza metida en una taza, un aguacate, dos gatos pasando el rato, una gata sonrojada con lazo, tres 'macarons', una patata enamorada (repito, PATATA ENAMORADA), un gato sentado, un gato tomando café, un gato mordiendo la oreja de otro,una nube negro con un relámpago, un pack de emoticonos relacionados con el café y un hamster comiendo

Mira, yo tampoco lo entiendo, pero yo no he inventado el inglés y si yo en inglés soy 'cute' y Google dice que 'cute' es eso, pues mira, se acepta, se asume y se tira pa'lante (you move forward). [Poco se habla del nivel avanzado de escritura que manejo repitiendo esta estructura que he utilizado al principio de este artículo para ponerle un cierre de oro]. Me llaman los del Nobel de Literatura en 3,2,1...

Pero vaya, que Google no miente cuando dice que yo soy 'cute' (ni los hombres de Hinge, que no los de Paco) porque cuando me aventuré a poner en su buscador de imágenes la palabra 'hot', no os creáis que salieron chicas que se parecen a mí.

Google

Y dejadme deciros que con esto de la 'coronavida', esto de estar bueno o no sigue ocurriendo por mucho que el combo mascarilla + gafa de sol haya hecho que todos los seres humanos nos nivelemos en ese sentido, a primera vista y por la calle, por primera vez en milenios. No os engañéis, queridos, la verdad se esconde tras la mascarilla. SIEMPRE.

Ah, y aquí os dejo mi último post en Instagram, para que veáis que aunque solo soy 'cute', tuve un affair con un conocido famoso durante el confinamiento.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ni confirmo ni desmiento que haya estado saltándome el confinamiento en Los Ángeles para ir a ver a un conocido famoso... pero dado que el jersey nos ha delatado, prefiero hacerlo público antes de que el escándalo estalle... Mi equipo de abogados y yo demandaremos a todo aquel que ponga en duda la veracidad de este romance ya que qué posibilidades hay de que otra mujer en el mundo tenga un jersey verde que se parezca remotamente al de Brad. Pido respeto para mi familia y para la de Brad en estos momentos en los que Angelina y yo estamos conociéndonos para llegar a ser las nuevas Gwyneth Paltrow y Dakota Johnson. Al contrario que Alexia Rivas y Marta López , dejo bien clara mi voluntad de cobrar (y mucho) por sentarme en Sálvame Deluxe. Atentamente, Carmen y Brad.

Una publicación compartida de Carmen Raya (@mariadelasmochilas) el