ISTOCK

Ni Tinder ni nada: así se ligaba en los 2000 (y ojo, que funcionaba)

Antes no había redes sociales y así nos las apañábamos para pillar cacho. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Si te dicen: ¿qué estabas haciendo en los años 2000? Pues depende de la edad que tengas estarías naciendo, estudiando o pelando la pava. De esto último venimos a hablarte porque es algo digno de recordar. Ahora que tenemos todo tipo de medios y herramientas para ligar se nos olvida lo duros que fueron algunos años intentando pillar cacho y conseguir el amor del maromo que nos molaba. A ver quién era la lista (o el listo) que cogía el teléfono y llamaba a casa del susodicho para decir algo. ¡Já! Quizá con una carta perfumada nos resultaba más fácil, aunque te decimos que tampoco daba mucho resultado. Eso o atacar directamente con todas nuestras armas de seducción... Que tampoco es que funcionaran a las mil maravillas tenemos que decir. 

 

Para muestra.

Por suerte, enseguida llegaron los teléfonos móviles y el Internet nos cambió la vida. Ay, el chat de Terra (y después el Messenger y el Tuenti), ¡qué recuerdos! Con el móvil de antena infinita empezamos a mandar nuestros primeros mensajes de texto (a tontear, vamos) y también a dejarnos un riñón mensajeando hasta las tantas, cosa que ahora gracias a las redes sociales no pasa. 

Dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor, vamos a comprobar si esto es verdad cuando hablamos de ligar. Hemos preguntado a la redacción y las respuestas no tienen desperdicio. ¡A ver con cuál te identificas más! 

-Alba Armida (redactora): "Lo de antes era más directo, sin pantallas ni información previa. Chica ve chico, manda a amiga para que hable con amigo y les presente... Los canales para conocer gente nueva o posibles crush en mi caso eran dos: o amigos de amigos o gente que veías en un bar y al mirarle te latía el corazón como un  potrillo desbocado. Entonces reunías valor y te acercabas. Si te decían que no, no había 'ghosting' ni escapatoria posible... Media vuelta y a otra cosa, mariposa."

-Araceli Ocaña (directora): "Lo que lo petaba en mi grupo era meterse en el chat de Terra: venían mis amigas a casa (mi padre era informático y no nos faltaba ‘él’ internet) y ahí hablábamos con todos los que tenían nombres curiosos. Esta historia quizá os suene porque acabé contándola en el piloto de ‘Esta es mi gente’, un programa de Jesús Vázquez en Telemadrid que titularon ‘Quinceañeras que arrasan’, y yo era la que ligaba en la Red. Superfuturista. Pero bueno, que luego las cosas evolucionaron, ¿eh? Y a mi (actual) marido me lo ligué poniendo su foto en mi Messenger y un estado que ponía “Mi novio”... Los 2000 no eran años de sutilezas."

Somos fans. 

-Rute Gondinho (redactora): "Saliendo por la noche, en la uni, con amigos de amigos, etc. Nada de chats ni movidas digitales. Recuerdo que una amiga ligó por Internet, esto en Lisboa, y fue la comidilla del grupo durante meses. Otra amiga se lió con un chico una Nochevieja pero no se quedó con su contacto (él tampoco). A las pocas semanas él publicó un anuncio en un periódico de música donde se podía publicar mensajes románticos!!! Fue la risa."

-Miriam Prieto (becaria en prácticas): "Pues mira yo ligaba con 2 años diciendo papá y mamá y todo el mundo moría de amor cuando me escuchaban". 

HOLA, BEBÉ!

 

-Marta Requejo (redactora): "Pues yo tenía un novio al cual no voy a nombrar por si me está leyendo, que era el más guapo de la clase (o eso creía yo) y nos enviábamos notitas además de ir juntos a todos los sitios y sentarnos en el autobús. Poco más puedo decir porque tenía 6 años."

-Rocío Robledo (redactora): "Los 2000 fueron toda una revolución para mí. Pasé de escribir en los cuadernos 'Rocío x fulanito' con cuidado de que no lo viera el mil veces nombrado (aunque tengo que confesar que he seguido haciéndolo hasta mis últimos años de universidad) al mundillo de los mensajes de texto (y las broncas de mis padres por gastarme el saldo en dos días). Me regalaron mi primer móvil en mi primera Comunión y a partir de ahí dejé eso de mandar cartas al que se suponía que era el chico que me gustaba desde la guardería y de mandar a mis amigas a preguntarle si estaba por mí. Tengo que decir que con 7 años mucho no se podía hacer, pero a lo largo de los años y hasta llegar al fin de la década experimenté muchas formas de ligar: por correo electrónico, dando toques con el móvil... ". 

 

-Henar Langa (colaboradora): "En los 2000 tenía 5 años, así que todo era más fácil. Si alguien me gustaba solo tenía que compartir el suculento bocadillo que me preparaba mi madre para almorzar. En cuestión de minutos me convertía en su mejor amiga y compañera de juegos."

-Ana Márquez (redactora): "Lo normal era por Messenger y tener una Blackberry para escribir mensajes a la velocidad del rayo... Pero yo era más de salir, en un bar mientras de fondo sonaba 'smell like teen spirit'... Es la que solían poner para cerrar". 

-Marta Gutiérrez (redactora): "Cumplí los 18 años pocos días después de que empezara el 2000. Básicamente ligábamos en los bares, con el clásico: "Le gustas a mi amigo o amiga" Los móviles empezaban a generalizarse pero como los sms costaban dinero había que ser breve e ir al grano. De hecho, estábamos bastante pelados de pasta siempre así que si querías hablar con tu 'crush' llamabas a la casa y aguantabas el trago de preguntar a quien cogiera el teléfono o si te llamaban a ti alguna explicación te tocaba dar. Afortunadamente nació el Messenger de Hotmail y facilitó mucho las cosas. Ligar en 140 caracteres tenía su arte." 

¿Y tú, cómo ligabas en aquellos años? ¡Cuéntanos!