D.R.

Concurso: 5 lecciones que aprendimos de la saga 'Cincuenta sombras'

Las pelis te engancharon (¡reconócelo!) ¿No sería guay poder verlas siempre que quieras?

CUORE.ES -

¡Pues si no lo haces será porque no quieras! Porque Sony Pictures Home Entertainment España ha puesto ya a la venta en DVD, Blu-ray, 4K UHD y edición limitada en caja metálica 'Cincuentas sombra liberadas' la última entrega de la saga que incluye la versión que vimos en cines y (¡tachán!) una versión "sin censura". Oh, yeah. Para los fans irredentos, también se lanza la trilogía completa en DVD y Blu-ray y en Cuore, que somos así de majos, ya nos conoces, ¡te la regalamos!

Para hacerte con el pack definitivo de 50 sombras, cuéntanos qué es lo más loco que has hecho por amor. La mejor historia tendrá premio. De momento, para que te convenzas de por qué tienes que tenerla, te vamos regalando algunas cosillas que aprendimos de Anastasia Steele y Christian Grey y su relación apasionante y compleja. De nada.

D.R.

1. Hazle sitio a los juguetitos eróticos. No hace falta que tires tres tabiques para montarte una habitación roja del placer como la de Christian Grey, pero… ¿Acaso sería tan difícil despejar un cajón de la mesilla y llenarlo de cachivaches estimulantes? Ya sabes: vibradores, plumas de marabú, bolas chinas… Y una corbata de seda. No veas el juego que da una corbata de seda.

2. ¡Sal de tu zona de confort! Para alcanzar nuevas cotas de placer hay que atreverse a probar cosas nuevas. Be open minded, my friend. Digamos, por hacerlo en plan metáfora, que tenemos claro lo a gustito que se está con las bragas blancas de algodón que llevaba al principio Anastasia Steele, tan sin sorpresas, tan cómodas como aburridas. Sin embargo, ¡ay!, una se transforma un poco dentro de un corsé de encaje. Lo mismo pasa con las posturas de siempre, las dominamos, nos hacen sentir seguras, pero… PERO.

3. La oscuridad no es de mojigatas. O no siempre, al menos. Por eso, en ese cajón de la fantasía tiene que haber sí o sí un antifaz. Póntelo (o pónselo), usa la corbata para inmovilizar sus manos e imagina el resto: si tu pareja no ve, ni puede tocarte, tampoco sabrá cuál será tu próximo movimiento y la excitación está servida. 

4. Hay que pensárselo más. A nadie le amarga el dulce de aquí te pillo aquí te mato, pero admitámoslo que si las prisas, que si la falta de ideas, el caso es que a veces nos saltamos la parte más jugosa del sexo, la de pensar en él con tiempo. A Christian Grey le podremos criticar muchas cosas, pero desde luego no que no se esmere en planear nuevas aventuras eróticas para su chica. El tío se lo curra: elige su outfit, la música, los juguetes que usará y planea jornadas enteras de placer… ¡Un poquito más de interés, por favor!

5. Hay que alimentar la mente. Porque es donde habitan las fantasías y donde no hay censura ni pudor. Y ahí es donde ya hemos habilitado un lugar especial para la imagen de Jamie Dornan. Jamie Dornan sin camiseta para ser más concretos. Y recurriremos a ella lo mismo echamos mano del juguetito de turno para subir la temperatura en nuestras noches de pasión. Porque nadie va a discutir que nuestro churri es monísimo, pero… ejem. Será nuestro secreto.

Cincuenta sombras

Este concurso ya no está activo

 

// Outbrain